El doctor Sebastián Cáceres, proveniente de un sector de la Juventud Radical, habló en Sin Mordaza de cara a la lista que preparan ante al cierre de presentación de las mismas.

En ese contexto, Sebastián Cáceres expresó : “Como representante de la Juventud Radical, en 2015 conformamos una lista que me tocó encabezar hicimos una muy buena elección considerando nuestro contexto y la falta de recursos económicos, que nos dejó cerca de la banca. No llegamos pero nos decidimos a trabajar y trabajamos duro a lo largo de casi 4 años para estar en mejores condiciones y poder ofrecer otra vez una propuesta al electorado santafesino”.

Radicalismo progresista

El entrevistado afirmó: “Somos del radicalismo de corte progresista. Somos un radicalismo de corte social, que no está de acuerdo con las políticas de ajuste sin anestesia que ha llevado adelante el gobierno nacional. Si bien reconozco el valor de muchos radicales que (en distintas provincias) hoy se encuentran en el armado electoral de Cambiemos, tenemos diferencias muy importantes con las definiciones políticas que ha tomado el gobierno nacional. Creo que desde la política hay que tener posiciones. Cuando las posiciones no son conciliables hay que trabajar por lo que uno cree que es correcto”.

Más adelante, aclaró: “Estamos mucho más cerca de los gobiernos del Frente Progresista que tienen un contenido social, un nivel de sensibilidad social que les ha permitido avanzar en la construcción de hospitales, apostar en el equipamiento de las Fuerzas de Seguridad en una mirada que no es netamente represiva- como la que está fogoneando el gobierno nacional con una especie de bolsonarización de la región-. Somos del radicalismo que trata de mantener las viejas banderas que dieron origen al Partido Radical, que entendemos que siguen tan vigentes como antes. Es por lo que trabajamos, es lo que queremos sostener, y eso se va concretando después en un montón de ideas y propuestas que aspiramos llevar a la Legislatura, si nos toca llegar. No lo venimos haciendo de forma individual sino trabajando con otros sectores del radicalismo que tienen una mirada común  y tratando de empujarnos hombro con hombro en el mismo sentido”.

¿Paridad de género?

Sobre este punto, Cáceres expresó: “Creo profundamente en la paridad de género, porque creo realmente en la igualdad entre mujeres y hombres. Lo mamé en mi casa. Pero no creo en la paridad forzada en cargos electorales. Creo que está bien que haya, en su momento y en un contexto histórico se haya sancionado la Ley de Cupo que ponía un mínimo indispensable. Pero creo que hay mujeres que son lo suficientemente capaces para ser ellas y no los varones, y varones que tenemos el suficiente empuje y capacidad para ser nosotros, independientemente de nuestro género. Cuando hablo con las mujeres hablo de la paridad. Pero la paridad forzada para cargos muchas veces trae injusticia. Por ejemplo, nosotros estamos trabajando muy fuerte en San Javier y es un grupo en su mayoría de mujeres. Estamos teniendo problema para llenar el cupo, y es el cupo masculino. Y es bien merecido, porque las que les ponen el empuje, las ganas, el sacrificio y las ideas son las mujeres. Entonces la mirada que tenemos es esa. En la conformación de la lista vamos a tener en cuenta la idoneidad, la capacidad, la capacidad de sacrificio, la vocación de transformación social. Eso es lo que venimos empujando desde el radicalismo, no solamente nosotros –insisto- sino otros sectores con los que tenemos diálogo y con los que venimos pensando la Santa Fe del presente y del mañana”.

Jóvenes

“Lo de los treinta y tantos y que arrancamos de muy chiquitos…yo empecé a tomar conciencia y a comprometerme con las luchas sociales y lo que le pasaba a mi comunidad en la escuela, en el barrio, en mi ciudad a los 15 años y hoy tengo 38. Me siento en una edad donde tengo y puedo ofrecer una mezcla de una cuota de rebeldía que me queda de juventud y, al mismo tiempo, una cuota de experiencia que me dieron 23 años de militancia política y social. A esta altura también tengo claro que los jóvenes tenemos que abrirnos espacios poniendo el hombro y los codos. En política, como en la vida, los espacios nos se regalan. Hay que tener capacidad de sacrificio, coraje, hay que trabajar mucho para hacerse de esos lugares. Modestamente, podemos ofrecer –creo- una cuota de capacidad, experiencia, juventud y coraje para decir acá estamos. Para apoyar todo lo que creemos que se hace bien, y para levantar la voz cuando entendamos que algo no se hace como se debería hacer. Eso lo ponemos en valor de una forma totalmente constructiva, para mejorar todo lo que se pueda mejorar en la provincia”, comentó el entrevistado.

Más adelante, analizó: “Creo que uno de los desafíos que se tiene que plantear el Frente Progresista es considerar lo que se ha hecho bien pero tener capacidad autocrítica para identificar las cosas que se podrían haber hecho mejor, o que se pueden mejorar de cara al futuro. Eso puede permitir que el Frente Progresista sea una herramienta vigente en el tiempo y no se transforme en una obsoleta para la transformación social”.

Frente Progresista: ¿Categoría diputados a internas?

“Creo que la democracia siempre habilita a la posibilidad de internas. Cuando no hay consensos absolutos está la posibilidad de que el que tiene una mirada distinta, aunque sea parcialmente distinta, pueda presentarse y ofrecerse a la ciudadanía como una alternativa. Cuando hablamos de renovar la política tenemos que pensar desde dónde metemos gente. Hay quienes han metido gente desde el deporte o el espectáculo. Soy de los convencidos de que la renovación tiene que venir de los cuadros políticos que se han formado en el trabajo político y social. Cuando tenés que renovar un equipo de fútbol, los presidentes, la comisión directiva, no van a la esquina y agarra el primer vecino que va pasando, le pone la camiseta 10 y la cinta de capitán. Va a la cantera a buscar a los tipos que se fueron preparando, que fueron generando las condiciones para desenvolverse adecuadamente en la cancha. En política debería pasar lo mismo”, dijo Cáceres.

Y completó: “Pero no pasa, y creo que es uno de los problemas que tenemos para renovar adecuadamente la dirigencia política. Y los que nos venimos preparando, venimos fogoneando, y así y todo marcamos diferencias que tenemos, quizá generacionales e ideológicas pero podemos dar nuestro aporte para mejorar un montón de políticas que requieren una vuelta de rosca”.