Nuevas revelaciones agregan sospechas

''

El paso del tiempo suele acercar claridad, no esta vez. La investigación por la muerte del fiscal de la causa AMIA, Alberto Nisman, quien había denunciado a la Presidenta Cristina Kirchner por presunto encubrimiento, suma nuevas pruebas que contradicen el relato oficial. Ayer, el cerrajero que abrió la puerta de servicio afirmó que estaba abierta cuando él llegó y los investigadores del caso hallaron un tercer acceso al departamento del fiscal en las Torres Le Parc de Puerto Madero. El Gobierno sostiene públicamente la idea del suicidio (aunque algunos de sus integrantes comienzan a dudar, en charlas off the record), los familiares descreen y la Justicia espera. 

“Es simple, con un alambre giro la manija y con la llave de ella (la madre) hice un movimiento y la abrí”, explicó ayer el cerrajero, tras declarar ante la fiscal, Viviana Fein. Walter, como se identificó en medio del tumulto de cámaras y micrófonos, contó que “en dos minutos abrí la puerta, me demoré más en guardar las herramientas” y precisó que a esa puerta “la podía abrir cualquiera”.

El cerrajero llegó al departamento de Nisman cerca de las 22.30 y no se demoró más de diez minutos en dejar el lugar. Según contó, la madre le pagó y él se fue sin entrar nunca al domicilio. El relato de Walter derrumba la idea de un departamento inaccesible que habían instalado hasta entonces los voceros oficiales. Sergio Berni había dicho que la puerta de servicio y la principal estaban cerradas por dentro, por lo que nadie podría haber ingresado o salido del departamento hasta ese momento. 

Aun así, la fiscal Fein aseveró ayer, en su único contacto con la prensa, que no citará a declarar a Berni. “No es de mi incumbencia”, afirmó. Sí se supo que Fein tomó declaración a los colaboradores y a los custodios de Nisman; que ordenó analizar las grabaciones de 150 cámaras y que se entrevistó durante unas tres horas con la ex esposa de Nisman, la jueza federal Sandra Arroyo Salgado. La jueza de la causa, Fabiana Palmaghini, en tanto, se reunió con el presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti, quien le expresó su apoyo y se puso a su disposición. 

La nueva carta de la Presidenta sobre la muerte del fiscal Nisman

Pero la de ayer fue una jornada larga y hubo otro dato clave. Los investigadores encontraron un tercer acceso a la casa del Fiscal. Se trata de un pasillo estrecho, en el que están los equipos de aire acondicionado, que comunica la casa de Nisman con la de un vecino extranjero. En cada extremo de ese pasillo hay una puerta metálica que da al living de cada uno de los departamentos del piso 13. En ese pasadizo se encontró una pisada de apariencia reciente en el piso y una huella digital sobre un barral de protección. Ahora se investiga si este hallazgo está relacionado con el caso. 

Lo cierto es que de una vivienda con dos ingresos, cerrada por dentro y casi invulnerable, se pasó a una vivienda con tres accesos, de los cuales al menos dos no eran muy difíciles de vulnerar.

Hay más. Los llamados de auxilio y los horarios en que llegaron las ambulancias del SAME y el médico de Swiss Medical arrojan nuevas dudas. En un parte oficial, el SAME confirmó que el domingo recibió dos llamados de pedido de asistencia, envió dos ambulancias, pero a ninguna de ellas se le permitió el ingreso a las torres Le Parc. 

Pero a Nisman sí lo vio un médico esa noche. Fue el de Swiss Medical, a quien la madre del fiscal llamó a las 22.44 “con la convicción de que (Nisman) estaba fallecido”, según precisó anoche el presidente de la prepaga, Claudio Belocopitt. 

Las organizaciones que representan a la comunidad judía en Argentina, AMIA y DAIA, convocaron ayer a un acto en el que advirtieron sobre las dudas en torno a qué pasó con el fiscal. A esa manifestación asistieron los candidatos a presidente José Manuel de la Sota, Mauricio Macri, Ernesto Sanz y Julio Cobos. El Gobierno organizó una reunión del Consejo Nacional del PJ para esta tarde, de la que se espera surja un respaldo a la Casa Rosada (ver página 15). Pero fue el ex juez de la Corte, Eugenio Zaffaroni, quien se convirtió en portavoz de la nueva “construcción” de la imagen del fiscal que busca el Gobierno. Nisman ya no es un “mentiroso” que “investiga clandestinamente y monta un show mediático”, como lo había definido Héctor Timerman, sino un “pobre muchacho” y “una víctima más de una desviación de la investigación de la causa AMIA.