La periodista reiteró las amenazas que recibió por parte de su colega. Y aseguró que en el programa conducido por Moria Casán no hubo cambios desde que la echaron.

Agustina Kämpfer empezó el año con la sorpresiva noticia de su despido de Incorrectas. El programa que conduce Moria Casán en América. Y del cual la echaron, sostiene, a pedido de Eduardo Feinmann.

En América es la segunda vez que me despiden por pedido de un varón. La primera vez fue por Martín Redrado en el año 2010 y la segunda por Feinmann”, contó Kämpfer. “Denuncié que me agredían y me echaron. Fue un mensaje aleccionador para el resto de las mujeres del canal”, sostuvo la periodista.

En ese sentido, reflexionó sobre la actitud de sus compañeras de Incorrectas¿Qué podían hacer? ¿Apoyarme para correr el mismo destino? En este momento del país en el que las plazas laborales las tenés que abrazar porque te echan y no conseguís más nada…”, dijo en Agarrate Catalina.

El mensaje, además de silenciarme, de correrme de los lugares para denunciar agresión, fue un mensaje para las demás”¸ reiteró y aseguró que rechazó algunas propuestas laborales porque espera que le “ofrezcan un lugar de trabajo donde reine el respeto”.

“Llamativamente, la única renovación en Incorrectas fue mi despido”, remarcó sobre el programa en puntual.

Además, reiteró cómo comenzó el conflicto con Feinmann: “Hace un tiempo él había dicho que era un honor ser tomado en cuenta para el Bailando con la productora más importante del país y elogiaba a Tinelli. Yo mencioné esto y no le gustó nada. Me profirió amenazas vía productores, que me la iba a ver con él, luego esperó a que yo terminara y, en un pasillo, me empezó a gritar que no iba a parar hasta verme con el traje naranja y se salió con la suya”

En esa línea, continuó: “Nadie podía creer el nivel de violencia que generó este señor, obviamente pedí al canal que interviniera porque necesitaba garantías para trabajar tranquila. No fue un episodio aislado, él seguía expresando su furia vía redes sociales y, para protegerme, hice una denuncia. Ahí fue cuando América me despidió”.