Temperley, el equipo de menor presupuesto

''

Estas cifras también dirán que de esta manera, el Gasolero, que le hará gran honor a su apodo, será el club de más bajo presupuesto en la Primera División.

Compitiendo contra River, Boca, Racing, San Lorenzo, Independiente y otros clubes de presupuestos enormemente mayores, Temperley tiene una gran ambición: sostener las finanzas y acompañar el sueño de jugar en la máxima categoría.

“Para nosotros es un montón de plata. El año pasado tuvimos 900 mil pesos para el Nacional B. Entendemos que para lo que es la Primera A debemos ser el presupuesto más bajo, incluso menor a algunos clubes de la B” nos contó Hernán Lewin, presidente del club en Milenium Sports 106.7 y Marketing Registrado Radio.

Este club de la Zona Sur del Gran Buenos Aires, fundado en 1912, regresará a Primera tras las experiencias entre 1975 y 1977 y entre 1983 y 1986/87 para vivir un año soñado.

“Tenemos que elegir bien y pagar lo que se puede pagar. A veces un equipo sin figuras rutilantes pero a día con sus pagos, con jugadores con hambre de gloria y a gusto con el club, termina haciendo milagros” añadió Lewin.
Hace apenas tres temporadas atrás, Temperley tenía 2100 socios. Hoy tiene 7200 luego de una intensa campaña de captación.

En una descripción sintética del club, su presidente expresó: “Somos un club que está al día con el pago a sus jugadores y a su personal. No tenemos dinero adelantado en AFA. Ofrecemos 22 deportes a muchos chicos durante la semana y tenemos un club muy lindo, bien acondicionado. En definitiva, somos prolijos”.

En las desorbitadas cifras del fútbol argentino, donde abundan los clubes deudores, Temperley es oveja de otro rebaño. Su presupuesto antes mencionado de $1.800.000 es igual a, por ejemplo, lo que percibió Juan Román Riquelme por seis meses en Argentinos Juniors para lograr el Ascenso. Y poco tiene que ver ese presupuesto sin deudas con los $1.640.000.000 que deben los clubes de Primera.

“Con 30 equipos, algunos muy similares a Temperley, no es una locura estar dentro de los 28 que no van a descender. Nuestra decisión fue gastar a tono con lo que teníamos. Estamos casi convencidos que nos vamos a quedar en Primera División y si nos toca descender, vamos a volver con las finanzas equilibradas” se refirió luego Lewin en relación a las posibilidades concretas de la institución de mantener la categoría.

“Es muy difícil manejar un club. Tampoco somos unos genios y tenemos la fórmula. Se nos dio porque hicimos las cosas bien pero a veces haciendo eso tampoco se puede. Temperley es un club muy tranquilo. Creo que se pueden hacer las cosas bien y que los dirigentes jóvenes están cambiando al fútbol” concluyó.