De qué se trata la tecnología 4G

''

De a poco van asomando las comunicaciones 4G en los celulares santafesinos y posiblemente tarde un par de años más en llegar a cubrir todo el país. Un especialista de la Universidad Nacional del Litoral (UNL) explica por qué, de qué se trata esta nueva tecnología, sus ventajas y requerimientos para tenerla.

La sigla 4G hace referencia a las comunicaciones celulares de cuarta generación. En este momento la que más se usa es la de Tercera Generación, posiblemente hasta que se masifique el 4G, que posee un protocolo de transmisión de información más potente. Según Gabriel Filippa, docente e investigador de la Facultad de Ingeniería y Ciencias Hídricas (FICH) de la UNL, la aparición de los celulares implicó, naturalmente, un protocolo de Primera Generación, mientras que la implementación de los chips en los aparatos significó un avance hacia la Segunda (2G) y la Tercera (3G), dos que conviven hoy. En el caso del 4G la novedad es la gran capacidad de transmisión de información que permite: “Podremos bajar datos desde internet con mayor velocidad y calidad que con los celulares 3G. Será sencillo, por ejemplo, descargar videos o ver televisión”, indicó.

Se trata de una tecnología que existe desde hace varios años, pero que ha demorado en llegar a la Argentina por la regulación impuesta por la Comisión Nacional de Comunicaciones (CNC). Recién en diciembre de 2014 se otorgaron las licencias para que las empresas de telefonía celular puedan implementar la nueva banda en el país.

“La implementación tardará aproximadamente dos años en cubrir gran parte del territorio argentino. Los usuarios tendremos que cambiar los equipos de celulares, ya que no todos los que circulan hoy tienen la posibilidad de usar 4G”, indicó Filippa.

Al mismo tiempo, contó que en el proceso licitatorio para que las empresas puedan implementar el nuevo sistema se estipuló una fecha límite para la implementación de acuerdo a las distintas zonas. El sistema está pensado para llegar primero a la Capital Federal y el Gran Buenos Aires, y luego a las capitales provinciales, ciudades de más de un millón de habitantes y lugares turísticos. En una tercera etapa, se implementará en corredores de conexión de ciudades importantes: las autopistas Rosario-Santa Fe, Rosario-Córdoba o Buenos Aires-La Plata, por ejemplo. Finalmente, llegará a las ciudades más pequeñas.

Sistema saturado

Filippa agregó que el esquema actual de transmisión de datos por celulares está casi saturado debido a la gran cantidad de aparatos que circulan. “En Santa Fe hay un solo operador que está ofreciendo 4G. Los otros dos no, porque seguramente eligieron empezar por otras ciudades. Cada una de las empresas posee un plan de desarrollo que estipula cuáles son los lugares para comenzar a otorgar el sistema”, apuntó.

Al mismo tiempo, opinó que en la tecnología 3G el gran problema es la cantidad limitada de antenas que puede haber por habitante, ya que los municipios cuidan las ciudades del impacto visual que genera la presencia de las torres, algo que limita la posibilidad de brindar buenos servicios. Sin embargo, cuando comience a funcionar el 4G las bandas de 3G se liberarán y fluirán mejor las comunicaciones.

“La telefonía celular comenzó para poder hablar, pero hoy se ocupa también para el intercambio de datos. Todo va por un solo canal, lo que ha provocado una gran saturación. Con 4G podremos hacer las dos cosas con mayor velocidad”, continuó.

En cuanto a los equipos que se precisarán para el 4G, Filippa manifestó que hoy se necesitan los de alta gama, la mayoría importados y caros, factores que limitan la posibilidad de compra en Argentina.

“Somos el último país de América Latina que implementa esta tecnología, porque en los demás ya están las redes. Seguramente la aprovecharemos mucho cuando esté funcionando”, finalizó Filippa en diálogo con Radio Portable (LT10).