“Un resultado positivo”

''

El director deportivo de River, Enzo Francescoli, destacó que el equipo de Marcelo Gallardo regresó de México con “un resultado positivo” después empatar sin goles con Tigres de Monterrey en la primera final de la Copa Libertadores.

El dirigente de origen uruguayo, ganador de la Copa como futbolista de River en 1996, aclaró de todos modos que esa consideración cobrará sentido si el equipo “es capaz de hacer la diferencia el próximo miércoles como local, con todo el público a favor”.

“Si hace cuatro días me decían que íbamos a empatar en Monterrey quedaba feliz. Traer ese resultado fue bueno, especialmente después de un viaje tan largo, con el calor que hubo que sufrir y ante uno de los mejores equipos de la Copa”, entendió.

Para reforzar su idea, Francescoli evocó su experiencia como jugador en la final con América de Cali en 1996, que los Millonarios también comenzaron de visitante.

“Cuando fuimos a Colombia estábamos convencidos que debíamos empatar y hasta perder por un gol, porque sabíamos que de local podíamos hacer la diferencia”, recordó.

En cuanto al partido de ida, el directivo aceptó que “ninguno de los dos equipos jugó bien” y lo atribuyó a las “cargas emotivas diferentes” que implican la disputa de una final.

“Es típico cuando hay otro partido, nadie quema las naves. Tigres quiso ganarlo en todo momento pero sin volverse loco y River lo controló sabiendo que tiene la revancha en casa”, explicó.

Finalmente, Francescoli se mostró “muy pesimista” sobre la posibilidad de que los uruguayos Tabaré Viudez y Rodrigo Mora, ambos con lesiones musculares, puedan llegar al desquite.

Fuente: Télam