La doctora Claudia Catalín, estuvo mucho tiempo frente al Tribunal Electoral, también participó activamente del Movimiento Ni Una Menos y de Mujeres por la Paridad. Ahora, es precandidata a senadora por el departamento La Capital por Igualdad y Participación, junto a Rubén Giustiniani que va por la renovación de su banca.

¿Cómo fue tu paso a la arena política? “Toda la eclosión de la lucha por los derechos de mujeres en Argentina, y el movimiento de Ni Una Menos en 2015… (me acuerdo que estábamos armando material electoral y sacamos una foto simbólicamente). Después de irme de la intensidad laboral que significa trabajar a cargo de elecciones, encontré que no me podía quedar en casa ante la movilización por la violencia que estamos viviendo y especialmente la violencia hacia las mujeres. Ahí empecé en 2016 a sumarme al Movimiento Ni Una Menos y al Movimiento de Mujeres por la Paridad. Empecé otra militancia muy interesante“, señaló Catalín.

Y desarrolló: “La lucha de las mujeres es la lucha por los derechos humanos a la libertad, a la igualdad. Encontré un espacio donde acompañar a otras mujeres, donde exigir derechos, donde poner mis energías. Estoy contenta con haberlo hecho porque creo que las mujeres tenemos que unirnos, militar desde todos los espacios, tenemos que estar en la calle. También nos transformamos en referentes de otras: a mí me llegan muchas consultas de mujeres que están padeciendo violencia, encuentran acompañamiento, eso a nivel nacional ha sido muy importante. Incluso se mira en el mundo, por la trascendencia que ha tenido“.

Creo que la lucha por los derechos de las mujeres no tiene vuelta atrás. Una democracia de calidad no puede permitirse no tener al 50% de su población representada. ¡Estuvimos tanto ante el Senado pidiendo que nos atendieran! A esa lucha sumamos al colectivo trans, que pide cupo laboral porque tienen una esperanza de vida (o una sentencia de muerte digo yo) a los treinta y pico de años. Eso también debe sensibilizarnos“, agregó la entrevistada.

Asimismo mencionó: “El tema de la ley de educación que el bloque de Igualdad y Participación ha trabajado tanto pero llega al Senado y se para. El tema de la ley de educación sexual integral. Esos temas que en el Senado parece que no tienen respuesta…Todo eso me llevó a decir: la crítica sola no alcanza, hay que jugársela por una candidatura“.

¿Cómo toma todo esto tu familia? “Esas cosas nos preguntan a las mujeres y no a los candidatos varones. Tengo 53 años, mis hijos están grandes. Tengo el apoyo de la familia: esposo, hijos, padres, hermana. Les conté y me dijeron: me encanta que lo hagas. Una está criticando siempre pero también tiene que pasar a la acción. Todo el equipo de Rubén Giustiniani me invitó a sumarme desde mi militancia personal. Es un espacio alternativo, diferente, independiente, que plantea temas que otros no, critica cosas que otro no. La otra alternativa era quedarme en mi zona de confort. La diferencia la hacemos cuando salimos de esa zona. Lo tomo como una forma de aprender. Espero que la gente lo valore y nos acompañe“, concluyó Catalín.

Escuchá la nota completa en el audio que acompaña este texto: