Durante la mañana de hoy tomó relevancia el caso de una beba de 11 meses que murió  en un sanatario privado de Santo Tomé. Fue luego de haber sido cedida por su madre a una pareja de desconocidos para que estos la cuiden. Horas después de recibirla, la mujer que la tenía se percató que la menor estaba desvanecida. Al llevarla a un sanatorio privado se constató que había muerto.

El hecho, que presenta muchas aristas, deja en evidencia la pobreza, malnutrición y el abandono en el que viven muchos niños y niñas de la región.

Leer también: Investigan la muerte de una beba en sanatorio de Santo Tomé

Inés Colmegna, Directora provincial de Niñez de Santa Fe dijo a LT10 que “no se llegó a tiempo en este caso”. Y que no hubo intervención de los primeros niveles de atención municipales de Santa Fe (donde la familia vivía hasta hace unos meses) o de Santo Tomé, donde residían actualmente, en barrio Costa Azul.

Causa judicial

Según la funcionaria, la dependencia tomó conocimiento del caso mediante la guardia telefónica. Por ese medio se recibió la información de la beba fallecida. Esto derivó en la activación de dos protocolos de acción: por un lado, la intervención del fiscal Andrés Marchi. Y por el lado de su área, la guarda de los tres hermanitos de 9, 5, y 2 años de edad. “Se está buscando un lugar apto para su resguardo, y se hacen los estudios médicos correspondientes”, informó.

Aun no se descarta la presencia de estupefacientes en los primeros análisis del cuerpo de la bebé, aunque no se oficializó la información.

Por otra parte, la Comisaría Distrito 12 de Santo Tomé detuvo a los padres biológicos y ambos quedaron a disposición de la justicia. La causa está caratulada como “abandono de persona seguido de muerte”.