Pasado mañana será la asamblea para definir a la máxima autoridad de la universidad pública. Floriani, Bartolacci y Balagué, los candidatos.

Mientras la Facultad de Psicología va camino a elegir hoy a sus máximas autoridades (ver aparte), por los pasillos de la Universidad Nacional de Rosario se cuentan los votos para la asamblea del próximo miércoles, donde se decidirá el nombre de quien conducirá los destinos de la universidad pública en los cuatro años por venir. Hasta ahora hay tres candidatos en pugna: el actual rector Héctor Floriani, el decano de Ciencia Política Franco Bartolacci, ambos radicales, y la ministra de Educación Claudia Balagué.

La elección

La elección de pasado mañana tendrá una particularidad: los dos candidatos que suman más votos son parte de la alianza entre radicales y peronistas que permitió el gobierno de la universidad en los últimos 12 años.

Y, hasta ayer, el escenario era sumamente parejo, según reconocían fuentes cercanas tanto a Floriani como a Bartolacci.

Por estatuto, la elección del rector es indirecta. La decisión la tiene la asamblea universitaria, que está integrada por los consejeros directivos y superiores de cada casa de estudios.

En total la conforman 144 docentes (entre ellos los 12 decanos), 104 estudiantes, 14 no docentes y 14 graduados.

Todos fueron convocados para pasado mañana, a las 8.30, en el salón de actos de la Facultad de Ciencias Exactas e Ingeniería. Para sesionar se necesita un quórum de 139 personas.

La elección puede plantearse en tres vueltas, en primera y segunda se necesita mayoría absoluta, es decir 139 votos.

Recién la tercera votación se puede resolver con mayoría simple, es decir con el voto de la mitad más uno de los presentes.

Un escenario complejo

La elección de este año tiene una particularidad: los dos candidatos con más chance provienen de la misma alianza que actualmente conduce la facultad, que no pudo resolver su grieta interna.

Y, al menos hasta ayer, la diferencia entre ambos candidatos era mínima.

El viernes, la balanza parecía inclinada a favor del actual rector, pero la política universitaria suele dar sorpresas.

Hasta ayer, en el sector que responde a Floriani se contaban como “propias” las facultades de Arquitectura, Ciencias Económicas, Veterinarias y Odontología. Y esperaban la definición de los consejeros superiores de la Facultad de Derecho.

También el gremio de los no docentes había manifestado su apoyo a la reelección del rector.

En el entorno de Bartolacci se garantizaba el apoyo de los decanos de las facultades de Ciencia Política, Psicología, Humanidades y Artes, Agrarias y Derecho.

El socialismo ostentaba supremacía en Ingeniería y Bioquímicas. Y la izquierda (Alde) en Ciencias Médicas.

Por las facultades

No obstante, el conteo es más complejo, ya que el voto de las facultades tiene sus diferencias según se cuenten los sufragios docentes o los de los estudiantes.

Por ejemplo, en la Facultad de Arquitectura, Floriani tiene el apoyo de los docentes, pero en cambio hay sectores mayoritarios entre los consejeros estudiantiles que se manifestaron a favor de la candidatura del decano de Política.

Es más, la misma agrupación estudiantil Franja Morada apoya a distintos candidatos según la facultad. Los militantes de Franja de Derecho, por ejemplo, se inclinan a favor del actual rector; pero los de Ciencia Política votarían por Bartolacci.

La suerte de la alianza entre el socialismo y el Alde, que se manifestó en la elección de decanos, también parece una incógnita. En principio, ambas fuerzas políticas apoyarían la elección de Balagué; pero nadie se atreve a adelantar qué sucedería después en segunda o tercera vuelta.

Todo esto se definirá el próximo miércoles, en una asamblea que promete no aburrir.