Ayer por la tarde, un operativo aduanero detectó una carga de estupefacientes ocultos en un avión de carga. La aeronave pertenecía a la empresa KLM de los Países Bajos. El mismo venía desde San Pablo, Brasil, y hacía una escala en el país.

La droga estaba dividida en más de 80 panes y oculta en pallets. Se detectó luego de una inspección de rutina realizada por perros, durante el proceso de carga y descarga.

Siete hombres fueron detenidos después de que la Aduana dio alerta del hecho. Cuatro eran tripulantes del avión y otros tres, empleados de carga de la terminal.

La causa quedó en manos del juez Javier López Biscayart. El miembro de la justicia otorgó intervención a la Policía de Seguridad Aeroportuaria. Fuentes cercanas al caso apuntaron que había varios allanamientos en curso al comienzo de esta tarde.

La PROCUNAR, el ala de la Procuración dedicada a investigar delitos de narcotráfico con el fiscal federal Diego Iglesias, también interviene en el expediente. Emilio Guerberoff es el fiscal del caso.

Los detenidos serán indagados en las próximas horas. Investigadores señalan que las probabilidades de que haya sido cargada en Ezeiza son “muy altas”.

Leer también: Cocaína en Ezeiza: detienen a tres efectivos de la PSA

Por su parte, la empresa comunicó que  “KLM y Martinair Cargo (piloto del vuelo) se encuentran a total disposición de la Justicia para colaborar con el esclarecimiento del hecho. Por disposiciones legales, durante dicha investigación no se podrá brindar mayor información”, dijo la aérea en un breve comunicado.