Lerche se fue caminando a su casa

''

Media hora duró la declaración del ex presidente de Colón, Germán Lerche, quien este martes por la mañana se sentó en el banquillo de los acusados del Tribunal Oral Federal, donde se lo juzga por no haber ingresado a las arcas del Estado 287.553,68 pesos en concepto de retención por el impuesto a las Ganancias durante el período fiscal agosto 2012. El fiscal había solicitado tres años de cumplimiento efectivo y la defensa apelará por considerar que no corresponde la sentencia.

En los pasillos de Tribunales se consideró, la resolución judicial, como un triunfo de la defensa de Lerche ya que el fiscal pretendía dejarlo detenido con un fallo de prisión efectiva.

“Voy a declarar y voy a contestar preguntas sólo de la defensa”, adelantó el abogado y ex dirigente sabalero durante el período 2006-2013. “Soy abogado, conozco las obligaciones legales, pero cuando uno pasa por la vereda de un club de fútbol ve la dicotomía de esas obligaciones en la realidad que impera en el fútbol argentino”, dijo Lerche.

El ex presidente dijo que la actual persecución penal iniciada por la Regional Santa Fe de la Administración Federal de Ingresos Públicos (Afip) y que hoy se tradujo en un juicio oral, “es un error en el que hemos incurrido producto de la propia Asociación del Fútbol Argentino”.

“Sin mentir un centímetro quiero contar toda la verdad”, anunció el abogado que durante su período como presidente de Colón mantuvo una estrecha relación con el presidente de AFA, Julio Grondona.

El imputado habló del mundillo de los vestuarios del profesionalismo y acusó: “Los jugadores son los primeros que no quieren pagar impuestos. Son los peores”. “Cuando uno les toca el bolsillo parece que te hacés un gol en contra o que te cobran un penal”, remató con un ejemplo bien futbolero.

También señaló a los representantes que “como consejeros, les mienten a los jugadores”, aseguró. Lerche sostiene que los representantes les dicen a los jugadores que van a cobrar una plata que está en el recibo pero no les avisan de las obligaciones y retenciones que deben pagar al fisco y que cuando llega el momento, el problema es de los dirigentes. También se refirió a la economía en negro de los clubes de fútbol y se diferenció diciendo que durante su gestión “no hubo contratos en negro”.

Jugadores, AFA y un entorno deportivo adverso, junto con los sabuesos de la Afip, fueron una combinación explosiva que derivaron en que el ahora juzgado se lamente por haberse embarcado “en esta loca pasión irracional” que es el fútbol.

También hizo referencias a la actual situación de Colón: “Cuando se ganan 6 partidos sos bárbaro (anoche Colón obtuvo su sexto triunfo al hilo), pero cuando perdés 13 sos el peor”, dijo en referencia a la debacle deportiva que vivió el plantel profesional durante el Apertura 2013. “Pero esto no me pasa sólo a mí, le pasa a los dirigentes de Boca si no sale campeón, de River si no entra a la (Copa) Libertadores”, etc.

Por otra parte, pidió que se ponga en la balanza que administró 90 meses la institución de barrio Centenario “y estoy imputado por un mes”. En tan sentido, aclaró que durante su gestión “no reteníamos al jugador para usarlo para otros fines. No se hacía porque no había plata” dijo directamente. Es más, se permitió el “exabrupto” de decir que “le sacamos recursos a la función social del fútbol para pagar tributos”.

Ya haciendo una especie de revisionismo histórico, Lerche se preguntó cómo fue que él llegó a ser juzgado por una suma de dinero que “para mí es un montón, pero para el club es lo que costaba abrir la cancha los días de partido”; mientras que previo a su gestión hubo otras que sumergieron al club en el abismo económico, con un pasivo por 25 millones de pesos. “Yo no denuncié penalmente a mis antecesores y fue uno de los errores que cometí en mi vida”, reconoció.

Por último, se dirigió al tribunal e invitó a sus miembros a conocer por dentro las penurias de las asociaciones civiles que son entidades deportivas, aunque aclaró: “No sé si podrá ir conmigo a Colón, en el club me han cerrado las puertas. La historia lo dirá”.