Tres semanas después de la huida de nueve presos en un traslado, la investigación no tiene pruebas de un facilitamiento por parte de agentes penitenciarios. 

Avanza la investigación de la fuga de nueve presos, el 8 de mayo, cuando eran trasladados por la autopista Rosario-Santa Fe. Y hasta el momento no hay pruebas concretas de complicidad de los agentes penitenciarios a cargo. Sí se confirman otros detalles que dan cuenta de, al menos, la existencia de negligencia. Este jueves también imputaron a los dos últimos recapturados.

Investigación

Desde Fiscalía informaron que las pericias de las esposas del minubús oficial arrojaron que éstas no fueron forzadas. Ya que ninguna tiene roto el mecanismo de cierre ni presenta fallas. Se presume –y en eso se basa la imputación a los agentes penitenciario por presunto facilitamineto– que los reclusos no iban esposados en el regreso al penal de Coronda. Aunque no descartan que alguno pudiera haber conseguido las llaves.

Por el momento, el accionar de los custodios es considerado culposo, es decir, negligente pero no necesariamente intencional. Ya declararon todos los agentes imputados. Y ahora se están entrecruzando los testimonios, mientras también se esperan los análisis de los celulares que les secuestraron.

Las fiscales Karina Bartocci y Georgina Pairola confirmaron también este jueves que la fuga a la altura de Granadero Baigorria se originó, según establecieron, cuando los agentes a cargo del traslado abrieron la puerta del compartimiento donde iban los reclusos. Lo hicieron porque sintieron olor a humo –habrían prendido un cigarrillo. Y éstos se les abalanzaron. Así, gresca mediante, sustrayeron cuatro armas de fuego reglamentarias y escaparon en dos vehículos que robaron en la zona.

Quedan tres prófugos

Por la tarde se realizó la audiencia imputativa contra Carlos D’Angelo y Alfredo Rojas. Son los últimos dos reclusos recapturados, este miércoles en una villa de Avellaneda (Gran Buenos Aires). Si bien ya cumplían penas por diferentes homicidios, ahora en el Centro de Justicia Penal de Rosario les adjudicaron los delitos de evasión, robo calificado y encubrimiento, entre otros.

Ambos quedaron en prisión preventiva sin plazo. Al igual que un tercer hombre también detenido en la ciudad bonaerense acusado de prestarles asistencia a D’Angelo y Rojas para mantenerse evadidos estas semanas.

En tanto, continúa la búsqueda de los tres fugados que aún no fueron encontrados: Leandro Cabalie, Hugo Peralta y Mariano Cardozo.