Mario Meoni, titular de la cartera de Transporte de la Nación, realizó hoy una recorrida por la obras de renovación del Aeropuerto Internacional de Ezeiza. Fue en marco del proyecto de reactivación de las obras de reforma, paralizadas tiempo atrás.

Nuevamente se puso en marcha la transformación del edificio, por el que pasan más de un millón de pasajeros al mes. Ezeiza es la principal terminal aérea de ingreso al país, con lo que acompaña  y potencia  el desarrollo del turismo en la Argentina.

El nuevo edificio, con casi 45 mil metros cuadrados de superficie, está distribuido en dos plantas más un subsuelo.

“Estamos muy contentos de volver a poner en marcha estás obras que eran trascendentales y muy importantes. Lamentablemente se decide apresurar las obras con sentido político y no con el tiempo necesario. Esto pone en riesgo la seguridad de las personas”, sostuvo Meoni. Agregó que “creemos que la Argentina tiene que tener un marco receptivo de turistas muy importante y esta obra es imprescindible”.

El nuevo edificio, con casi 45 mil metros cuadrados de superficie, está distribuido en dos plantas más un subsuelo. En la planta baja se ubica la figura con forma de globo Zeppelin, de 6500 metros cuadrados; estará destinado al retiro de equipajes, los controles de aduana y tendrá un hall de arribos público. Albergará las operaciones de control de seguridad y control migratorio, áreas administrativas y comerciales y las plantas de embarques y arribos.

Leer también: El intendente Ricci se reunió con el Secretario de Transporte de la Nación

Un punto muy importante a concluir tiene que ver con la Torre de Control. Al respecto Meoni dijo que “la renovación de la torre del Aeropuerto de Ezeiza está paralizada hace meses. Poner en marcha esta obra para que el Aeropuerto Internacional de Ezeiza sea el que todos queremos tener es un compromiso más que asumimos”.

La nueva terminal tendrá 166 puestos de check-in distribuidos en cinco islas. Los puestos de self check-in serán 128. También se contará con un nuevo sistema de traslado de equipaje, denominado BHS (Baggage Handling System). Este nuevo método incorpora tecnología de avanzada, es completamente automatizado y otorga mayor seguridad. El equipamiento tiene una capacidad para procesar hasta 4275 equipajes por hora, siendo el primero de estas características que se instala en Latinoamérica.

Las obras forman parte de un proyecto integral que incluye la remodelación del área de preembarque de la Terminal A, la pista principal, nuevos estacionamientos, así como el área de arribos Terminal A, un nuevo sistema vial y la nueva calle de rodaje a cabecera 35, que se encuentran en ejecución.

El proyecto de renovación está a cargo del Ministerio de Transporte de la Nación, a través del Organismo Regulador del Sistema Nacional de Aeropuertos.