Hace poco más de un mes, Santa Fe tuvo cambio de signo político en el gobierno tras 12 años de hegemonía socialista del Frente Progresista Cívico y Social.

Previo a ello, el gobierno saliente insistió en la necesidad de concretar encuentros que posibiliten un paso de mando que permita informar correctamente a los mandatarios entrantes de la situación provincial. Esto es algo que no ocurrió y que derivó en el cierre de las dependencias estatales provinciales durante el corriente mes. El receso fue una necesidad para poder conocer los proyectos en proceso y las nuevas maneras de gestión que impuso el socialismo.

Por este motivo es que el diputado Juan Cruz Cándido, integrante del bloque de la Unión Cívica Radical dentro del Frente Progresista, presentó un proyecto de ley en la legislatura provincial. El mismo, llamado “Transición Responsable”, tiene como objetivo establecer herramientas que permitan que el proceso de cambio de signo político en el gobierno se concrete de manera ordenada y transparente en el futuro.

Estas intenciones tienen antecedentes en iniciativas parlamentarias de otras provincias y en proyectos similares. Se busca establecer criterios y pautas para evitar que vuelva a ocurrir lo que sucedió luego de las elecciones del 16 de junio de 2019, donde la administración que encabezaba Miguel Lifschitz se puso a disposición del gobierno electo de Omar Perotti. Pese a ello, no se orquestó un proceso de transición ordenado.

Maximiliano Pullaro, diputado cofirmante del proyecto, destacó que “durante los seis meses que existieron desde las elecciones de junio al cambio de gobierno de diciembre se perdieron muchas oportunidades. Entre ellas las de trabajar de manera coordinada en algunos aspectos de seguridad que permitieran al gobierno entrante llegar con dispositivos preventivos con una planificación concreta y con toda la información que reúne la Central de Información Criminal Operativa”. También agregó que “con esta dependencia administrativa que prevé la ley, que está obligada a coordinar mesas de dialogo, eso en un futuro podría evitarse”.

“…durante los seis meses que existieron desde las elecciones de junio al cambio de gobierno de diciembre se perdieron muchas oportunidades”, Maximiliano Pullaro.

En uno de sus artículos, el proyecto establece que luego de celebrarse las elecciones generales, se establezca la conformación de la “Oficina Administrativa de Transición Responsable” en el ámbito del Ministerio de Gobierno. La misma estaría conformada por personal de planta de la administración central, determinando su conformación mediante un concurso.  Cándido destacó “no es una creación de cargos sino que se conformá exclusivamente para este proceso de transición y se integra por empleados que ya existen dentro de la administración. Los interesados deben concursar para ocupar ese lugar”. También hizo énfasis en que esta estrategia no implica un gasto extra para el Estado.

Está previsto que esta dependencia funcione desde el día hábil posterior a la proclamación de autoridades electas por el parte del Tribunal Electoral y cesará en sus funciones el día hábil posterior a la asunción de las nuevas autoridades.

Dicha dependencia, según señaló el legislador Cándido, tendrá como objetivo “exigir a los representantes del gobierno saliente y electo reuniones necesarias para alcanzar una transición ordenada y cooperativa entre las partes, recabar informes de la gestión para facilitar información al gobierno entrante, debiendo entregarlos con un plazo de antelación no menor a 30 días” y además está facultada a “pedir informes sobre cuestiones urgentes o especificas de la gestión en curso que puedan ser relevantes para la gestión entrante”.

Un dato no menor, según indicó el diputado radical, es que la misma Oficina de Transición Responsable tiene la facultad y obligación de que esos informes, en caso de que no perjudiquen acciones de Estado, sean de publicó conocimiento. Esto en vista de que “los santafesinos también estén al tanto de las condiciones en que el gobierno saliente deja el Estado provincial y como recibe el nuevo gobierno la administración pública, para evitar caer en relatos y echar culpas para instalar un relato que desacredite al signo político saliente” enfatizó Cándido.