Según vecinos de la joven de 18 años, maltrataba al niño y no le daba de comer. Ocurrió en Misiones.

Un bebé de tres meses murió de hambre en un hospital de la ciudad misionera de Oberá y por el caso fue detenida su madre, una joven de 18 años, que, según sus vecinos, maltrataba al niño y no le daba de comer.

Los testimonios recogidos hablan de un trasfondo de adicciones y pobreza extrema, además de que la madre del bebé había intentado quitarse la vida pocos meses atrás.

El niño, llamado Brandon, había sido ingresado al Hospital Samic de Oberá sin signos vitales y una autopsia posterior arrojó que su muerte se había producido por inanición.

En el caso intervino el Juzgado de Instrucción número 1 de esta ciudad del sur misionero, que caratuló el caso como “abandono de persona seguida de muerte”, mientras que ordenó la detención de la madre del pequeño.

En el marco de investigaciones realizadas se pudo determinar que la joven, que cobraba una pensión por discapacidad, vivía con su bebé en una precaria casilla, en la que no contaba con los servicios básicos.

La chica, se indicó, había intentado quitarse la vida el sábado último, pero el hecho fue impedido por su pareja.

La joven fue internada en un centro psiquiátrico y se determinó que es adicta a la marihuana y otras drogas.