El millonario y filántropo Chris Cline, empresario estadounidense dedicado a la minería y con una fortuna estimada en u$s 1.800 millones, murió tras la caída del helicóptero en el que viajaba desde la isla de Big Grand Cay, en las Bahamas, a Fort Lauderdale en Florida.

Cline, de 61 años, dueño de minas de carbón en Virginia del Oeste, tenía una residencia en Palm Beach, y el accidente provocó la muerte de otras seis personas que viajaban con él, entre ellas su hija, informó la policía de Bahamas.

Las víctimas son cuatro mujeres y tres hombres, entre ellos el millonario y filántropo.

“Hoy perdimos a una superestrella del estado y perdí a un amigo muy cercano“, twiteó el gobernador Jim Justice al referirse a Cline, quien logró construir un imperio. “Qué hombre tan maravilloso, amoroso y generoso”.

Cline fue uno de los miembros fundadores de la Iglesia Bautista del Sur de Brenton. “Nuestros pensamientos y oraciones están con su familia. Publicaremos más información a medida que haya desarrollos”, informaron voceros de la iglesia.