El juez rechazó el traslado del asesino de Castelló a Las Flores

El pedido del imputado para estar más cerca de su familia fue denegado por la Justicia, que ordenó seguir el criterio del Servicio Penitenciario para su alojamiento.

Martín Exequiel Martínez, el joven de 20 años acusado de matar de un disparo en el estómago al arquitecto Ariel Castelló, quedó finalmente alojado en la Unidad Penitenciaria U-11° de Piñero, tras rechazar la Justicia local un pedido del imputado para que fuera trasladado a la cárcel de Las Flores.

La resolución dictada el lunes 23 de abril por el juez Héctor Gabriel Candioti, mediante la cual se ordenaba “el inmediato traslado de Martínez a pabellón común”, se concretó al día siguiente, tras ser notificado el interno y las autoridades del Servicio Penitenciario. Una comisión del SP salió la noche del martes 24 de abril rumbo al presidio del sur provincial, horas después de que ocurriera el crimen del preso Rubén Ariel “Tubi” Segovia, en el pabellón 8-C de la cárcel de Coronda.

Hace dos semanas se realizó una audiencia en tribunales a pedido del Servicio Público de la Defensa (Sppdp), para solicitar el mejoramiento de las condiciones de alojamiento de Martínez, que en su primer mes tras las rejas se mostró disconforme por el intempestivo traslado a Piñero a principios de abril. El día que le dictaron la prisión preventiva -4 de abril-, el reo le pidió al juez Luis Octavio Silva que no lo enviara a Coronda, donde aseguró tener numerosos enemigos. Haciendo caso al reclamo y atendiendo a cuestiones de seguridad, el magistrado dejó a salvo el pedido y lo puso en manos del SP que sin más vueltas lo llevó a Piñero.

En el penal del sur, ubicado a 183 km de la capital provincial, Martínez cayó en la cuenta que se encontraba demasiado lejos de su entorno familiar, lo cual dificultaba las visitas como su aprovisionamiento de algunos artículos de primera necesidad, por lo que presentó un recurso ante la Justicia, donde directamente reclamó ser alojado en Las Flores. Pero a cambio, lo mandaron a Coronda.

Oposición del SP y el MPA

La cuestión fue analizada durante una audiencia multipropósito celebrada el viernes 20 de abril, a la cual asistió el director del Servicio Penitenciario provincial, Juan Martínez Saliba, el cual expuso la postura de la institución que representa y el por qué de la negativa a franquearle el ingreso a un penal que no sea de “máxima seguridad”.

“El alojamiento en Coronda no es arbitrario”, sostuvo Martínez Saliba. “Estamos hablando de un preso privado de la libertad con perspectiva a perpetua. El lugar propicio es la Unidad 1 u 11”, afirmó. Sostuvo que “si todos los internos de Santa Fe pidieran ir a Las Flores el módulo Norte dejaría de existir”. Y recordó que en dicho módulo conviven 858 internos de los 1.500 que componen la población carcelaria. Por último, aseguró que “tenemos seis pabellones disponibles si tiene problemas de convivencia”, pero que mientras tanto el preso seguirá alojado bajo un “régimen diferenciado a la espera de un pabellón común”.

Los fiscales del Ministerio Público de la Acusación (MPA), Jorge Nessier y Ana Laura Gioria, también se opusieron al pedido de la defensa de Martínez, por considerar que nunca se especificaron el motivo ni los nombres de los posibles enemigos del preso, sino que fue apenas una expresión vaga, orientada a obtener una ventaja en su alojamiento.

“Pabellón común”

Para el juez Candioti “existe por parte del Estado la obligación de asegurar la integridad personal de los internos por un lado y por otro, la necesidad ineludible e imperiosa de dar un trato humanitario a los mismos”. Sin embargo, consideró que “el lugar de alojamiento en cuanto a su determinación es resorte del Servicio Penitenciario”, y que en casos de imputados de delitos graves son destinados a “los Institutos de Detención I y II”.

Sólo a los fines de “asegurar la integridad personal de Martínez”, y atendiendo a su declaración en la que denunció que “sufrió un ataque incendiario en su actual lugar de alojamiento” en Coronda y “que posee problemas con internos alojados en los pabellones 3, 7 Y 9” y con un interno que identificó como C. Gómez “se debe proceder a su inmediato traslado a pabellón común, con excepción de los antes indicados”.

Y por último, “en caso de que el traslado que se ordena no pudiera ser cumplimentado de inmediato, se debe proceder al traslado a la Unidad N° 11 de Piñero, respecto de la cual Martínez manifestó en audiencia no tener problemas en ser alojado”, puntualizó.