Las concejalas Schmuck y Ciciliani

Las concejales Fernanda Gigliani y María Eugenia Schmuck asistieron al Ministerio Público de la Acusación para denunciar los hechos de violencia y aportar “pruebas” a la denuncia por aprietes en las paradas de taxis de la Terminal de Omnibus.
“Hay taxistas que están dispuestos a acreeditar las situaciones que han sufrido”, explicó Gigliani para agregar que junto a Schmuck llevaron “videos y audios que han llegado en estos días como parte de la prueba para que el fiscal pueda avanzar en su investigación”.

“Lo más lamentable es que esto no es nuevo, ya se ha denunciado, y ahora impunemente algunos actores públicamente dicen y acreditan que se regentean esas paradas. El Concejo ya intervino y planteó la instalación de un punto fijo de control durante las 24 horas y esto no ha ocurrido, entendemos que sería un poco la solución a este problema”, dijo.

En ese sentido apuntó a las autoridades municipales por la falta de acción. “Ya ningún funcionario puede hacerse el distraído, esto llegó a un punto tal, que para esto vamos a la Justicia, para que se investigue y que la Municipalidad haga cumplir la ordenanza ya que todas las paradas de la ciudad son públicas y libres”, afirmó.

Leer más: Le quitaron la licencia a un taxista que golpeó a otro en la Terminal

Además Gigiliani lamentó que se cuestione a las víctimas: “Lo que no se puede hacer es subestimar los testimonios de los taxistas que fueron agredidos o pedir a los taxistas que se sometan a la situación de grabar la escena con un celular para que entonces se pueda creer a su relato”.