La mujer tiene 88 años y perdió su pierna derecha. El perro no había tenido reacciones agresivas previas.

 

Ocurrió éste lunes a la madrugada en Santiago del Estero. Al parecer, la anciana se levantó para ir baño y sin darse cuenta pisó al perro que estaba dormido. El animal se asustó y la mordió vorazmente generando serias lesiones.

En función de preservar la vida de la señora, los médicos debieron tomar la decisión de amputarle la pierna derecha. Las lesiones estuvieron concentradas en la zona de la rodilla y perjudicaron tejidos y huesos.

La familia tomó la decisión de sacar al animal de la casa; será entregado a una sociedad protectora de animales.

“Es una imprudencia para una señora de 80 años tener un perro como éste”, dijo el reconocido veterinario Juan Romero. Y agregó: “No es una cuestión instintiva. Es responsabilidad exclusiva del hombre”.