Son cinco hombres y una mujer. Se les iniciaron causas penales por amenazas, coacción y daños. Los episodios ocurrieron en barrio Candioti, en la zona de la terminal y en la Recoleta santafesina.

Son cinco hombres y una mujer. Se les iniciaron causas penales por amenazas, coacción y daños. Los episodios ocurrieron en barrio Candioti, en la zona de la terminal y en la Recoleta santafesina.

En la Recoleta

El viernes, cuando promediaba la tarde, en 25 de Mayo al 3100, un “trapito” quedó arrestado por amenazas calificadas y daños. Un automovilista había denunciado que tres cuidacoches lo habían intimidado para que les pague si quería estacionar su automóvil Toyota modelo Ethios, y que posteriormente le hicieron un rayón en la carrocería.

El joven quedó identificado como J. D. C. de 26 años, y el fiscal en turno del MPA ordenó que continúe detenido y que se le forme causa por los delitos de “coacción y daño”.

Por otra parte, también el viernes, en cercanías de Belgrano y Alem, dos limpiavidrios amenazaron a un hombre que no aceptó la limpieza del parabrisas de su automóvil. Uno de ellos amenazó de muerte al conductor, que inmediatamente llamó al 911.

Así, la Brigada Motorizada detuvo a ambos hombres, uno de ellos de 32 años por el delito de amenazas y al restante por aplicación del artículo 10 bis.

Barrio Candioti

El otro suceso ocurrió este domingo a las 2.30 en la esquina de República de Siria y Castellanos, cuando una mujer y dos hombres de 30 años, fueron a buscar el automóvil Audi negro y se toparon con tres “trapitos” que les exigieron dinero para dejarlos retirar el vehículo. Cuando el dueño del auto y sus dos amigos se opusieron a entregárselo, los cuidacoches reaccionaron violentamente contra ellos, primero con agresiones y amenazas verbales de muerte, y posteriormente arrojándoles ladrillazos, con los que rompieron uno de los vidrios.

Los tres agresores resultaron atrapados por agentes de la Comisaría 3ª y del Comando Radioeléctrico, los que los identificaron como S. V. M. de 34 años, E. E. E. de 36 y J. G. M. de 18, los que posteriormente fueron llevados la comisaría del barrio Candioti. Se les formó causa por los delitos de “coacción y daño”.