El presidente estuvo presente junto a su mujer Juliana Awada en la tradicional ceremonia en la localidad jujeña de Purmamarca.

 

El presidente Mauricio Macri agradeció a la madre tierra “por siempre cuidarnos, siempre acompañarnos a los argentinos”. Y pidió “que podamos salir adelante, construyendo esta Argentina que todos queremos, en paz, en armonía y con trabajo para todos”.

El jefe de Estado se arrodilló frente a las ofrendas a la Pachamama e inició la ceremonia ancestral dirigida por integrantes de la Secretaría de Pueblos Indígenas de Jujuy.

“Permiso a las comunidades, permiso a la Pachamama. Agradecerle, soy Mauricio Macri, vengo de Buenos Aires con mi mujer Juliana. Queremos agradecerle por siempre cuidarnos, siempre acompañarnos a los argentinos”, dijo el presidente.

Con una manta violeta sobre los hombros, al igual que su esposa, el primer mandatario pidió a la Pachamama que siga con el cuidado. “Que siga estando ahí, junto a nosotros, ayudándonos, a que tengamos cosechas abundantes para todos los argentinos y para que podamos seguir adelante. Construyendo esta Argentina que todos queremos, en paz, en armonía y con trabajo para todos”.

Día de la Pachamama

El agradecimiento a la Pachamama es el rito cultural con el que los pobladores jujeños se relacionan con la naturaleza, “con todo lo ella que nos brinda y ofrece en esta fecha donde empiezan a resurgir las semillas”, explicaron habitantes de Purmamarca.

Apostados frente a las ofrendas ubicadas en círculo sobre la tierra, las autoridades ofrecieron a la madre tierra hojas de coca, consideradas mensajeras sagradas de los ancestros, además de la tradicional chicha, bebida que se realiza con el fermento de maíz y maní, usadas para pedir abundancia de agua y lluvia que mejoren las producciones agroganaderas.