Mauricio Pinilla sigue en silencio. Y es así, con cautela, que prepara su réplica. Ya habló la U. También dieron su versión desde Colón. Pero del atacante nada se ha sabido. No públicamente, al menos.

Porque sigilosamente, el ex Genoa alista el contragolpe. Desde su entorno advierten que no se quedará de brazos cruzados. Por eso, la bandera de lucha será que sigue perteneciendo a la U. Se aferrará al hecho de no haber firmado el finiquito con la tienda estudiantil (el que tampoco tiene intención de firmar). Y que fueron justamente los azules los que pusieron fin al vínculo y no él, al despedirlo públicamente el pasado martes en la conferencia de prensa que brindaron Carlos Heller, Ronald Fuentes y el abogado José Joaquín Laso.

Incluso, cercanos al delantero aseveran que la decisión está tomada: acudirá a los tribunales laborales de Chile, argumentando que él nunca renunció, que Colón cambió las condiciones a última hora, que no lo han dejado entrenar, que la U desconoce que pertenece a sus registros. Incluso está dispuesto, como estrategia, a seguir asistiendo a diario al CDA para que no lo acusen de abandono de labores. Cuentan, además, que exigirá el pago del año y medio de contrato que le resta con los universitarios.