Se celebran misas cada una hora desde las 4 y hasta las 23. La ceremonia central la encabeza el arzobispo porteño Mario Poli.

La vigilia popular por el día de San Cayetano, el santo del Pan y el Trabajo, comenzó el martes en las calles aledañas al santuario ubicado en el barrio porteño de Liniers. Con miles de peregrinos que hacían fila para comenzar a entrar esta medianoche al templo. Mientras que los organizadores esperaban entre 150.000 y 200.000 fieles.

El arzobispo de Buenos Aires, cardenal primado de la Argentina, Mario Aurelio Poli, presidirá la misa central este miércoles. Y luego bendecirá a los fieles que van a pedir gracias al santo.

Este año, con el lema de “Querido San Cayetano, como pueblo y familia, ayúdanos a ver a Cristo vivo en cada hermano”, la fiesta impregnada de fe popular tendrá lugar como es habitual en el santuario, en honor al santo, ubicado en Cuzco 150 de Liniers.

Fiesta anual

La fiesta anual que se celebra el 7 de agosto se comienza a preparar con una jornada de servidores mayo. Y cada grupo propone un lema para la fiesta patronal que es votado en sucesivas instancias.

Este martes a medianoche terminó el rezo de la novena preparatoria que empezó el lunes 29 de julio. Estaba previsto que en ese momento una imagen de San Cayetano recorra la larga fila de espera de los peregrinos y se desarrolle un festival de oración y música para animarlos.

Mañana el santuario, en el que se celebra al patrono de la Providencia, permanecerá abierto durante todo el día; habrá misas cada una hora desde las 4 y hasta las 23, además de servicio de bendiciones y confesiones de manera permanente dentro y fuera del templo.

Los organizadores de la fiesta de San Cayetano recordaron que los visitantes cuentan con el servicio de baños químicos a lo largo de la fila de espera y en las cercanías del santuario, en tanto voluntarios y scouts servirán mate cocido en forma gratuita.

San Cayetano de Thiene nació en Vicenza, Italia, en el seno de una familia ilustre y en Argentina se lo venera por su intercesión para brindar pan y trabajo a los fieles que se los solicitan y agradecen.

Por qué se celebra el 7 de agosto el día de San Cayetano

La Iglesia católica celebra este miércoles el día de San Cayetano de Thiene, a quien en la Argentina se lo invoca para pedir pan y trabajo, mientras que en otras regiones se lo asocia con la providencia y es patrono de los desempleados.

Aristócrata, abogado especializado en derecho civil y canónico, fundó la congregación de los teatinos y un hospital de incurables, entre varios nosocomios; muy humilde, firmaba sus cartas con la frase “Cayetano, miserable sacerdote”.

Nació en Vicenza, Italia en 1480 y era hijo de un conde, fue ordenado sacerdote a sus 33 años, en Roma, en medio de su personal conmoción por sentirse indigno de esa gracia.

Se lo representa con el Niño Jesús porque en la primera misa que ofició en la basílica de Santa María la Mayor el 6 de enero de 1517 tuvo una visión: la Virgen que portaba al Niño Jesús, lo puso en sus brazos.

Agraciado con el don de hacer milagros, murió en Nápoles el 7 de agosto de 1547 y ese mismo día cesó la guerra desatada en la ciudad; Urbano VIII lo beatificó el 8 de octubre de 1629 y Clemente X lo canonizó el 12 de abril de 1671.