maria herminia
María Herminia Grande

El gobierno nacional sigue cosechando descontentos. Sumó al sector del campo aunque ayer,  el ministro Dujovne anunció que se está trabajando para que la suba del impuesto a los bienes personales rurales, impacte lo menos posible en los productores agropecuarios. No obstante –el gobierno-, blandiendo su credo antiperonista conserva al menos  a hoy, su núcleo duro de votantes con el que sueña retener el poder en las elecciones del 27 de octubre del próximo año. Para este fiel electorado la receta es perfecta: Cristina Kirchner oculta el fracaso rotundo de un gobierno que prometió lo que no cumplió. Lo que no está siendo analizado es que si el próximo año la opción electoral  es entre el Presidente actual y la ex Presidenta, Argentina estaría optando entre dos fracasos. ¿Es raro, no?  La política argentina tiene herida sus alas con balas de mediocridad.  Macri está asediado por las denuncias de su socia Carrió, por estas horas en silencio; y por las presiones de sus otros socios, los radicales, quienes aprovechando la debilidad del gobierno evalúan  algunos, no la mayoría; aprovechar las PASO del 11 de agosto para ir con candidato propio. Aquí hay un inconveniente dado que el candidato al que debiesen recurrir se llama Martín Lousteau,  quien es reciente afiliado al radicalismo y que, pese a las invitaciones de Mario Negri para integrar el bloque mayoritario en la cámara de Diputados, prefiere mantenerse en Evolución Radical.  Otro sector del radicalismo  como el caso de los gobernadores Morales, Cornejo, el ex presidente de la UCR José Corral;  creen que lo más conveniente es negociar para integrar la fórmula presidencial. Por otro lado, en el peronismo un sector  se debate entre la unidad con CFK demostrando así que la ambición es más fuerte que la idea, y otro sector hasta ahora minoritario donde adhieren a lo propuesto por Julio Bárbaro en Tucumán cuando le dijo a Massa y a Pichetto “hagamos un proyecto y después busquemos al candidato”.  Ayer se conoció la creación de un interbloque integrado por diputados del Frente Renovador (Solá y Arroyo), del Movimiento Evita y Victoria Donda. Se definen como el puente entre los dos sectores anteriores, pero en realidad aspiran a que quienes creen que el límite es Cristina Kirchner  se convenzan que en realidad, el límite es Macri.

Esta semana el Presupuesto 2019 es el tema principal en la política parlamentaria. A propósito, el gobierno del presidente Macri es tan reconcentradamente centralista que su amplitud, en cuando a la mirada política, a veces y con gran esfuerzo abarca la provincia de Buenos Aires. El presidente  de la Comisión de Presupuesto es el diputado por Santa Fe Luciano Laspina quien siempre vivió en Buenos Aires y pretendió en algún momento gobernar la provincia de la bota. Realmente son increíbles las declaraciones que realizó este fin de semana, tal vez tuvo un lapsus, pero manifiestó la necesidad de “buscar una solución para el tema Buenos Aires. No hay margen para seguir subiendo impuestos al campo”.

Al cierre de este análisis lo chequeado hace prever que el presupuesto podría aprobarse con lo justo. El gobierno espera contar con el auxilio de legisladores que representan a algunas provincias cuyos gobernadores tienen peso político sobre los mismos. No obstante muchos bloques como el kirchnerismo, el conducido por Graciela Camaño han manifestado ya su negativa En el caso del Senado si bien Pichetto ha manifestado algunas observaciones, finalmente impulsaría su aprobación ¿Querrá realmente el gobierno tener la aprobación del presupuesto? Por la ley de Administración Financiera el gobierno dispone de un billón de pesos para asignar partidas.

Ayer por la tarde en casa de Gobierno el presidente Macri luego de pasar por la provincia de Santa Fe, donde insistió sobre la necesidad en que la provincia adhiera el instrumento de Comisiones Médicas que contempla la ley de Riesgo de Trabajo que rige en todo el país desde 1996; recibió a los intendentes donde se hizo eco de un pedido que le hiciese oportunamente el intendente por Santa Fe José Corral, para que se sostenga el fondo del transporte  de $ 5 mil millones.

Política en Santa Fe

Ayer el gobernador Lifschitz y el candidato a gobernador Bonfatti recibieron en el CEMUPRO Buenos Aires a dirigentes del Frente Renovador encabezados por Sergio Massa y Graciela Camaño. Los convocó a salir de la grieta.  El gobernador sin reelección ambiciona ir “calentando motores” para un espacio de distintas extracciones políticas  que entiende crecerá con una visión común luego del 2019. Mientras intenta engrosar lo nacional todo indica que encabezará la lista de diputados provinciales donde algunos radicales ya se sienten  de la partida.

El senador Perotti retomó sus apariciones este lunes en Rosario reuniéndose con un grupo muy importante de gremios, donde se expresó con  fuerza sobre el presupuesto nacional,  manifestó que es invotable y que además es absolutamente hostil con la provincia que él representa. “Saca el Fondo Sojero. No hay partidas para el pago de la deuda que tiene nación con Santa Fe. No contempla el sector científico-tecnológico ni universitario. Y grava a las cooperativas”. Leandro Busatto por su parte recibirá a Alberto Fernández en su intento de sumar apoyos a su candidatura a gobernador santafesino representando a Unidad Ciudadana. Este sector tiene además como aspirantes al diputado  Marcos Cleri y a la senadora María de los Ángeles Sacnun.