El documento, aclara que la ley en su artículo 2, sienta el principio de reducción progresiva de la disposición final de los residuos sólidos urbanos, con plazos y metas concretas. Lo hace por medio de la adaptación de un conjunto de medidas orientadas a la reducción en la generación de residuos. Separación selectiva, recuperación y reciclado.

Desde la Comuna, destacaron la incorporación. Aseguraron que: “debemos integrarnos para mejorar el tratamiento de residuos en nuestra localidad”. Y que a partir de ahora, “se están compartiendo las bases de una política de Estado de largo plazo”. En este orden, recordaron que en el pueblo se generan un promedio de 75 toneladas de basura por mes.

Vale recordar, que en septiembre último, el propio gobernador Miguel Lifschitz, se hizo presente en Firmat. Fue para entregar $15 millones de pesos. Para profundizar el proyecto de erradicación de basurales a cielo abierto. La planta, permitirá el procesamiento de 3 toneladas por hora. Contará con un área de ingreso, vestuario, oficin. Y en el sector de reciclado, un galpón provisto de toda la infraestructura necesaria para la separación.

El presidente comunal, Sergio Busquet, destacó la predisposición de los integrantes del actual GIRSU, para que el pueblo se sume a este concepto moderno de economía circular, que reduce los impactos en el medio ambiente y genera inclusión social a través del empleo. El proyecto que se puso en marcha en Firmat, tiene sus beneficios, porque es asociativo y son varias localidades, que tienen distintos colores políticos pero que se unen para llevar adelante una tarea común.

No hay que olvidar que en Chovet se recuperó un espacio en las afueras del pueblo. Donde se puso en marcha un plan de tratamiento y separación de residuos, apuntado a plásticos y vidrios. Y próximamente, se van a incorporar nuevos tachos en diferentes puntos de Chovet. Serán claramente identificados ya sea para plásticos o vidrios.

Políticas que transforman

La Ley de Basura Cero, se basa en los principios de sustentabilidad y equidad intergeneracional. Y de congruencia y regionalización. Prioriza la posibilidad de obtener soluciones a partir del tratamiento y la gestión mancomunada de los residuos. En tal sentido establece que los municipios y las comunas podrán constituirse en consorcios regionales, organismos públicos supramunicipales que los representen para la gestión integral y regional de sus residuos.

El artículo 17 de la ley crea el programa GIRSU. Asistencia a los municipios y las comunas para el tratamiento y disposición final de manera regional y asociativa. Este plan permite viabilizar la aplicación de recursos en el marco de la estrategia provincial para la gestión integral de residuos sólidos urbanos.