Santiago 19 de noviembre 2018 El ex jugador de Universidad de Chile, Mauricio Pinilla, sostiene la primera audiencia laboral contra Azul Azul tras ca—tica salida del plantel. Javier Torres/Aton Chile

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Google Compartir en LinkedIn Enviar por WhatsApp Enviar por Email
Cuando queda una semana para que el litigio entre Mauricio Pinilla y Azul Azul llegue a su fin, se dieron a conocer las pruebas a través del Poder Judicial.

Este martes se llevó a cabo la audiencia final donde la parte demandada presentó 38 pruebas documentales, entre correos electrónicos y registros de llamadas entre el representante del futbolista y los dirigentes del club azul. Con ello, además, hablaron cinco testigos entre los que se encontraba Pablo Silva, quien aseguró que existía una oferta formal por parte de Colón de Santa Fe el pasado 25 julio.

Quien también compareció fue Horacio Darrás, vicepresidente de Colón, quien se manifestó contra el abogado de Pinilla asegurando que sus preguntas eran capciosas al insistirle que respondiera si efectivamente había pagado por el jugador. El argentino, según da cuenta LUN, se alteró y en varias ocasiones dio cuenta de que tenía hasta fin de año para hacerlo y que no podía darle una respuesta certera porque aún no vence el plazo.

Darrás confirmó que el domingo 29 de julio se dio la mano con el representante del delantero y un amigo en señal de haber llegado a un acuerdo. “Estaba todo listo en ese momento, no entendimos por qué no llegó”, señaló.

Por otro lado, presentaron una serie de conversaciones entre Mauricio Pinilla y el dirigente de Colón, la que se llevó a cabo entre el mediodía del sábado 28 de julio hasta las nueve de la noche del domingo 29, los que dan cuenta que el jugador de la U iba a viajar a Santa Fe junto a su esposa y su hija mayor.

Darrás: Buenos días Mauricio, soy Horacio Darrás, vice de Colón, a cargo del fútbol. Te estoy llamando, decime cuando? Gracias.

Pinilla: Buenos días.

Darrás: ¿Te puedo llamar?

Pinilla: Sí, sí. Perdón por no contestar pero me están llamando mil números de Argentina que no sé quiénes son.

Darrás: Mauricio tú mañana a qué hora estás llegando, dónde? y con quién? Sabes?

Pinilla: No lo sé aún. Mi representante estaba viendo el tema de los pasajes, pero debería ser que llega a las 16:00 a Rosario.

Darrás: Cuando sepas avísame para ir a buscarte. ¿Solo?

Pinilla: Con mi mujer. Ahora deberían avisarme.

(Le envían el contacto de un avión privado)

Darrás: Espera, ya estoy hablando con el director del aeropuerto. En 20 tengo todo acordado.

Pinilla: Sí, porque me dijo que teníamos que pasar por Mendoza. Si se puede hacer esa gestión nos vamos directo a Santa Fe.

Darrás: Estoy en eso. Seguro va a poder directo a Santa Fe. Vamos a ver.

Pinilla: Ojalá mejor, así no paramos en Mendoza.

Darrás: Me dicen que para internacionalizarlo se necesitan 72 horas. Imposible, van a tener que bajar a Mendoza o Córdoba y sí tiene pista acá.

Pinilla: Ahh.

Darrás: Que llamen al director de Santa Fe y arreglan.

Pinilla: Bueno, paramos entonces en Mendoza. Igual es media hora, cambia poco.

Darrás: Pero si después te dan pista en Santa Fe.

Pinilla: Sí, sí.

Darrás: Eso ya está.

Pinilla: Al final seremos cuatro. Va mi hija mayor y otra persona que acompaña a mi mujer.

Darrás: Entonces reservo dos habitaciones? O dime tú.

Pinilla: Sí, dos está bien. Gracias.

Darrás: Ok.

(Domingo 29 de julio)

Darrás: Hola Mauricio, ¿me podés atender?

Pinilla: Horacio, dame diez minutos y te llamo.

Darrás: Gracias, no dejes de llamarme o te llamo!

(No hubo más respuesta)