Susana Malcorra.

La ex canciller y ex diplomática de Naciones Unidas, Susana Malcorra, hizo un balance de la cumbre de presidentes del G20 que se realizó este fin de semana y alertó que todavía falta mucho por hacer para ampliar la participación femenina en la mesa de decisiones. “Es desastroso”, sostuvo. En octubre pasado, Malcorra estuvo en Rosario para promocionar su libro Pasión por el resultado y contó entonces que el primer rechazo laboral que recuerda fue por ser mujer.

“Es un horror la participación de la mujer en el G20. Es cierto que se avanzó, pero cuando uno ve las fotos es desastrosa la participación de la mujer”. Señaló la ex jefa del Palacio San Martín.

Malcorra ilustró esa falta de representación femenina con la foto de los líderes mundiales en la que sólo había dos mujeres: la primera ministra británica, Theresa May y la titular del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde. La canciller alemana, Angela Merkel no llegó para la postal por problemas con su vuelo. Pero si aún hubiera estado, la cantidad de varones sobrepasaba, por largo, a las mujeres.

“Estamos lejos del 50 y 50. Mientras eso no ocurra, vamos a tener problemas porque la carencia de diversidad empobrece las soluciones que encontramos”. Aseguró y dijo que se trata de un “problema del mundo en general”.

“Hay solo tres países que tiene paridad total: Ruanda, España y Etiopía”. Enumeró.

Por otro lado, destacó la participación de la Argentina en el G20, pero aclaró que el encuentro del fin de semana fue solo “la frutilla del postre” ya que el país organizó 84 reuniones desde el año pasado en 11 ciudades diferentes.

Para Malcorra, la importancia de la presidencia argentina del G20 tiene que ver con la posibilidad de marcar agenda y prepararse en los temas mundiales: futuro del trabajo, infraestructura para el desarrollo y alimentación sustentable.

“Esto produce que Argentina sea un socio confiable, un jugador. Participar de la mesa chica permite entender cómo prepararnos”. Expresó.