Tostado: cayeron más de 200 mm y se inundó la ciudad

El jueves la localidad padeció una lluvia abundante y en sólo una hora cayeron 130 milímetros. Hoy el agua bajó pero siguen anegadas las zonas rurales.

 

Tostado padeció la caída de 210 mm en sólo ocho horas y la localidad se inundó en su totalidad. Estas lluvias se sumaron a las que cayeron anteriormente y, en sólo enero, ya llovieron más de 500 milímetros. La situación hizo que los campos estén saturados de agua y no haya permeabilización en la zona y el agua no escurra.

Por estos momentos la localidad de 20 mil habitantes está bajo agua. Como había ocurrido ayer en Villa Minetti, un pueblo que está ubicado a 85 kilómetros de Tostado, las intensas lluvias que golpean esa zona desde el 21 de diciembre cuando el Niño comenzó a precipitarse de forma despiadada, sin respiro.

“Por estos momentos estamos colocando bombas para tratar de sacar algo de agua y que podamos hacer la evacuación de los pobladores de una manera más eficiente. Las napas están totalmente saturadas y el agua no escurre. Esto es lo que marcó la diferencia con las lluvias anteriores. Antes con el buen funcionamiento de las napas el casco urbano no sufrió inundaciones pero en este caso ya está todo colapsado”, explicó Enrique Mualen intendente de Tostado.

“En una hora habían llovido 130 milímetros. No hay sistema que aguante. Todo el agua se va para el Río Salado que también está colapsado. Ahora la situación está mucho mejor que ayer y según el pronóstico habría un par de días de alivio. Estamos hablando de la zona urbana ya que la zona rural está totalmente anegada. Hay muchas rutas cortadas. La Ruta 35 que es la interprovincial entre Santiago y Santa Fe está cortada y después la 40 y la 13 también están cortadas. Las zonas rurales están totalmente aisladas”, dijo el funcionario.

La última presencia de agua en la ciudad fue en el año 1984 donde Tostado quedó completamente inundada. Después, la realidad siempre fue otra y los constantes pedidos por parte de los habitantes fueron históricamente por la faltante de agua y no la abundancia de la misma.