María Herminia Grande

Luego de sus largas vacaciones el presidente Macri contrarrestó los efectos de las declaraciones de Christine Lagarde – la economía no crecerá este año- con un tema altamente sensible: extinción de dominio. ¿Quién puede no acordar con que el dinero de la corrupción en sus distintas caras, sea incautado? Sucede que en democracia todo debe guardar su forma. Si bien el ministro Garavano se encarga de decir que el DNU presidencial alude a lo Civil no lo Penal (expresamente prohibido por la reformada Constitución Nacional del ´94), resulta muy forzado pensar que se llega a los bienes mal habidos sin que el delito sea Penal. Resulta paradójica la conducta de Patricia Bullrich y Sergio Massa. El primer proyecto sobre extinción de dominio tuvo la autoría del ex senador Rubén Giustiniani y su media sanción por unanimidad en octubre del 2014. Pasó a Diputados, fue a la comisión de Justicia y Asuntos Penales presidida por la actual Ministra y cuyo secretario era Massa. El proyecto nunca fue puesto en el orden del día de la comisión para su tratamiento. ¡Massa luego hizo campaña con este tema y Patricia Bullrich justifica el DNU por el comportamiento de los legisladores!

Cuando todo parecía que el destino político argentino se retrotraería inexorablemente a octubre del 2015, apareció enfundado en un gran silencio Roberto Lavagna. Según le consta a esta cronista, el ex candidato presidencial ya no pensaba en semejante desafío. Un sabor más amargo que dulce, le aparecía cada vez que recordaba aquella experiencia. Sí, siempre tuvo claro que Cristina Kirchner deshilachó al país. Luego, acudió a cuanta consulta le realizase el presidente Macri hasta darse cuenta que no era escuchado.

Apuntaló a Sergio Massa, primero junto a Carlos Reutemann, cuando ganó en Buenos Aires. Luego se convirtió en el sostén de la planificación política (junto a Graciela Camaño) y económica de ese espacio. Para finalmente hace ya largo tiempo y en silencio, sin estridencias como es su forma, alejarse. Fueron meses en los que el ex ministro tenía tiempo para mirar por las mañanas Borgen, serie televisiva danesa que cuenta las luchas políticas de una mujer que se convierte en Primer ministra de su país. Épocas en las que lamentaba que Argentina se encamine a una nueva trampa electoral, es decir volver al 2015, elegir entre lo mismo, entre dos proyectos que no supieron ni pudieron asirse a las potencialidades que tiene Argentina y sobre ellas, construir donde se destruyó.

Este hombre aún no dijo que será candidato. Sí sabe, que existe un 40% de ciudadanos que no votarían a Mauricio Macri ni a Cristina Kirchner si fuese de la partida. Desafiando a todos los consejos marketineros duranbarbistas, en medias y chancletas, revolucionó al enjambre político de enero. Los operadores de los unos y los otros lo atacan por: sus años, su indumentaria veraniega, o su escasez de votos. Otros se preocupan por si sería facilitador de una segura victoria del actual Presidente. Mientras otros piensan que su presencia achicaría los otros dos espacios. Del lado de la UCR , la conducción orgánica dice que esto es absolutamente imposible, que los gobernadores e intendentes no se moverán de Cambiemos, seguirán lo acordado en Gualeguaychú. Pero ¿sus afiliados? Un hombre clave del radicalismo -hoy con no tanta visibilidad-, me dijo “hoy nuestro espacio tiene algunos problemas de conducción, pero la UCR tiene la fuerza del río Paraná, va despacito pero no tiene dique”. Consultado sobre Carrió expresó “ella tiene el peso mediático pero mire, ahí en su provincia (Santa Fe), va a dar batalla para imponer a Barletta y va ser Corral, él es nuestro candidato. No sólo en Santa Fe, va a perder otras batallas”. No obstante, Ricardo Alfonsín y Juan Manuel Casella encabezan un grupo de radicales que quieren otro destino.

Argentina viene atravesando un profundo problema económico que este gobierno profundizó. Ocho años sin crecer, doce con inflación. La industria se retrotrajo a un 12% del PBI. La capacidad ociosa laboral es del 50%. Estamos viviendo una año con inflación oficial proyectada del 23% mientras todas las consultoras hablan del 30/33%. Luego del aumento de tarifas sin gradualismo, el gobierno ha anunciado nuevos incrementos del 50% de luz y gas en el próximo trimestre. Contracción marcadísima del consumo y caída del salario real. El propio FMI ha dicho que este 2019 el crecimiento será negativo 1,7%, estima este organismo que volveremos a crecer en el 2020 y por efecto de Brasil, no por mérito de políticas criollas. Ante éste panorama no sería ilógico que muchos ciudadanos cuyo voto hoy no tiene destinatario, lo encuentren en este espacio.

A propósito, se vislumbra que el ex ministro está construyendo su propio espacio político, amplio y plural. Así se infiere por las reuniones que viene manteniendo, empresarios, gobernadores no sólo del peronismo, también como el santafesino y socialista Miguel Lifschitz quien se convirtió en el primero en publicitar las bondades de Lavagna; académicos, sindicalistas. A propósito este viernes Luis Barrionuevo hará su tradicional almuerzo en Mar del Plata con invitados especiales y un documento final, donde quedará expresado el porqué de la necesidad de que un hombre como Roberto Lavagna encabece un proyecto político superador donde, de ganar las elecciones, Argentina se encamine a un contrato social de construcción colectiva sobre los pilares de la esperanza y futuro. En dicho documento no faltará la autocrítica del peronismo ni la invitación al radicalismo, a la izquierda moderada y al conservadurismo de raíz productiva para acordar. Además del sector gremial serán de la partida Julio Bárbaro, Carlos Campolongo, Aldo Pignanelli, Raúl Aragón, Ignacio De Mendiguren. Todo indica que Lavagna es un candidato competitivo, las encuestas –sin decir que lo va a ser- lo colocan sobre los otros candidatos del peronismo disidente. Tal vez por ello Massa apuró su candidatura presidencial al igual que Urtubey. Este sector de Alternativa Federal tiene fijado para el 4 de febrero un acto en Mar del Plata.

Por su parte Hugo Moyano como Hector Daher creen que el peronismo debe encolumnarse con la conducción de la ex Presidente.
María Eugenia Vidal no ha decidido aún si desdobla o no las elecciones en su provincia. Tal vez para seducirla el Presidente le envía un auxilio de $10.000millones, ¿dinero de los jubilados a retornar? Con un interés del 12%, en un país en donde el crédito bancario no baja del 70%.