Después de acusar a la administración del Frente Progresista de “no tener voluntad para apoyar la instalación de inhibidores de señales”, el secretario de Asuntos Penales y Penitenciarios de la provincia, Héctor Acuña, manifestó que “es decisión política” de este Gobierno “sacar los celulares” de los institutos penitenciarios de la provincia de Santa Fe.

Acuña admitió que, a pesar de los controles, siempre “consiguen ingresar a aparatos” y que en los primeros 40 días de su gestión ya se incautaron al menos “500 dispositivos móviles.

Leer tambien: Secuestraron celulares y armas blancas en una requisa en la cárcel de Coronda

El tema de la manipulación de celulares en las cárceles quedó en el tapete nuevamente en la víspera durante una audiencia imputativa en la que Fernando F. fue acusado de participar en la balacera del 3 de enero pasado contra el Centro de Justicia Penal.  En ese ámbito se expusieron cruces de llamadas desde y hacia la cárcel.

“Hacemos una o dos requisas por semana. Hay que explicarle a la gente el esfuerzo que significa hacer una requisa en la cárcel. En Coronda, una inspección general lleva siete horas y media. La concentración del personal que revisa la primera celda no es la misma cuando llega a la última. Por eso hicimos un cronograma. Ahora, hay una política clara en ir en esa dirección, sacar los celulares de las cárceles de Santa Fe. No somos infalibles, pero la decisión política ya la tomamos”, puntualizó Héctor Acuña.