La Fipca, agrupaciones, organizaciones políticas y sociales recorrerán los caminos Tacuifi y Cajón Azul, en reclamo por las dificultades que pone Lewis en los terrenos que compró ilegalmente.

Hoy comienza la “4° Marcha por la soberanía al Lago Escondido” para exigir la inmediata apertura de los accesos públicos al lago. Desde hace años, desoyendo un fallo del Superior Tribunal de Justicia de Río Negro, permanecen cerrados por orden del magnate inglés Joe Lewis, amigo personal de Mauricio Macri.

En 1996 adquirió de forma irregular las miles de hectáreas que rodean el espejo de agua. La movilización contará con dos columnas que irán por senderos distintos y se encontrarán el día sábado en una isla en medio del lago. Un grupo entrenado de 20 personas saldrá hoy desde el “camino de montaña” y llegará tres días después a la cabecera oeste del lago.

Recorrido

Otro grupo de 60 personas partirá ese mismo sábado con camionetas 4×4 y caballos por el camino de Tacuifí. Llegará horas más tarde a la cabecera este.

Llevamos botes inflables porque la idea es que ambos grupos lleguemos a remo a una isla en el medio del Lago Escondido. La bautizaremos ‘Isla de los patriotas’”, anunció Julio César Urien.

Julio César Urien es presidente de la Fundación Interactiva para Promover la Cultura del Agua (FIPCA).

La marcha fue organizada por Fipca y los Agrupamientos Sanmartinianos. Estos incluyen sindicatos, organizaciones políticas y sociales, científicos y profesionales.

Realizan “movilizaciones pacíficas” por todo el país para denunciar “la entrega sistemática” de “nuestra soberanía y nuestros recursos naturales” a “extranjeros, multinacionales, y capitales privados, por parte del gobierno Nacional”.

Historia

La primera movilización, en marzo de 2017, se originó luego de que Mauricio Macri afirmara, en defensa de su amigo Lewis, que el acceso al Lago Escondido ya estaba garantizado por un sendero de montaña.

Lo que no dijo el Presidente es que para llegar al lago por ese acceso se demora 3 días. Además se necesita un entrenamiento adecuado, ya que hay que recorrer un trayecto de 44 kilómetros con varias dificultades.

Macri dijo que era un camino público en perfectas condiciones para cualquier ciudadano. Entonces organizamos una marcha con 30 compañeros y recién al tercer día pudimos llegar a la cabecera oeste del lago”.

“Demostramos que es muy complicado, que no es para cualquiera. En el último tramo no hay señalización, hay que subir varias cuestas peligrosas y además está cerca de la pendiente. Nosotros lo pudimos hacer porque llevamos especialistas en montaña”, contó Urien.

Pese a que se trató de una marcha pacífica, en la cabecera del lago los estaban esperando uniformados de la Policía y la Gendarmería. “Como fuimos con abogados y ya existía el fallo judicial que ordenaba la apertura de caminos, nos terminaron dejando”.

Además del dificultoso recorrido por la montaña, existe un segundo acceso, que es el que Lewis mantiene cerrado, conocido como el Camino de Tacuifí. Es un sendero de más corto (23 kilómetros) y en mejores condiciones. Nace en el paraje El Foyel, atraviesa la propiedad del terrateniente y termina en la cabecera este del lago.

Este camino, que puede recorrerse en 45 minutos con vehículo o en 5 horas caminando, existía antes de que el magnate comprara las tierras. Dicha compra se realizó de forma irregular y violando la Ley de Defensa Nacional 23.554 y el Decreto Ley 15.385/44.

Las leyes establecen que por su ubicación estratégica estas tierras no deben estar en manos de extranjeros.

Causa judicial

En 2009, el Superior Tribunal de Justicia de Río Negro consideró que el largo camino de montaña no era suficiente para asegurar el libre acceso al lago. Falló a favor de un recurso de amparo que pedía la apertura del Camino de Tacuifí.

La justicia estableció que ese camino que pasa por la mansión de Lewis debía abrirse. Dio un plazo al gobierno para que lo arregle pero el gobierno dijo que no está en condiciones de financiar la reconstrucción. De esta manera incumple con la justicia”, denunció Urien.

Propuestas

Nosotros como amparistas proponemos que haya un pequeño desvío en el camino de Tacuifí. Esto permite llegar al lago sin atravesar los jardines de la estancia. Pero hay una relación de connivencia de los abogados de la empresa Lago Escondido con los abogados de la Fiscalía de Estado de Río Negro”

“Esto viene desde hace muchos años. Esos abogados trazan las estrategias judiciales en conjunto, en contra de la sentencia que está firme y que debe cumplirse”, explicó la senadora Odarda, en el mismo sentido.

En septiembre de 2017 se realizó una segunda marcha, esta vez por el Camino de Tacuifí, con el objetivo de exigir su efectiva apertura. Sin embargo, antes de iniciar la marcha, propietarios de la zona y abogados de Lewis intentaron impedir el paso.

Ahí intervino la justicia. La jueza Erika Fontela nos llamó a una reunión con miembros de la empresa Hidden Lake S.A. para llegar a una solución pacífica. La reunión duró más de 7 horas y, finalmente, la jueza terminó definiendo que estábamos facultados para acceder al lago por el camino de Tacuifí. Ordenó a la policía que nos acompañe durante la marcha para evitar incidentes”, recordó Urien.

Después de esa segunda movilización, la jueza anunció la conformación de una comisión. La misma compuesta por nuestra fundación, la empresa Hidden Lake S.A. y vecinos de la localidad El Bolsón. Convocó a una reunión para abril de 2018 con el objetivo de resolver en forma definitiva el conflicto y organizar una inspección del camino con la justicia”, contó el presidente de Fipca.

A su vez recordó que en febrero de 2018 realizaron una tercer marcha por el camino de Tacuifí que a diferencia de las anteriores pudo realizarse sin inconvenientes. Esto hizo creer a las organizaciones que la empresa “había cambiado de actitud”.

Sin embargo, Lewis logró apartar del caso a la jueza Erika Fontela y el procedimiento judicial quedó en la nada.

Paso al reclamo

A partir de entonces decidimos organizar la cuarta marcha, que es la que vamos a hacer ahora. Llevamos botes inflables porque la idea es que ambos grupos lleguemos a remo a una isla en el medio del Lago Escondido, a la que bautizaremos ‘Isla de los patriotas’”, anunció Urien.

Según informó el presidente de Fipca, como “la gente de Lewis suele amedrentar a aquellos que intentan cruzar ese camino”, las agrupaciones enviaron una nota al gobernador de Río Negro, al Ministro de Seguridad y al Jefe de la Policía. Esto “para ponerlos en comunicación sobre esta marcha, que es pacífica y acorde a nuestros derechos”.

Extranjerización de la tierra

El porcentaje de extranjerización de la tierra en la provincia de Río Negro es del 2,03 por ciento (358.562 hectáreas sobre un total de 17.679.594). Estos datos los arrojó un informe realizado por la Universidad Nacional de Río Negro y la Legislatura provincial.

En Bariloche, sin embargo, ese porcentaje es mucho mayor: la superficie rural en manos de extranjeros es del 21,61 por ciento (36.609,01 hectáreas sobre un total de 169.391,01).

Además, los dos extranjeros con mayor cantidad de hectáreas son personas jurídicas: Estancia Río Foyel S.A. (de nacionalidad belga, con 21.480,22 hectáreas) y Hidden Lake S.A. (de nacionalidad británica, con 11.284,66 hectáreas).

Hidden Lake pertenece a Lewis, que hace años se apropió del Lago Escondido y no deja que nadie acceda. Tiene un gran complejo con muchas edificaciones, usa el agua del lago y vende energía a El Bolsón”.

“Antes era todo natural y él parquizó todo. Este magnate inglés es la expresión del poder global financiero”, consideró Urien..

Magdalena Odarda, en 2005 como senadora inició un recurso de amparo para pedir que se abra el camino de Tacuifí basándose “en el artículo 73 de la Constitución de Río Negro, que garantiza el libre acceso de todos los ciudadanos a los espejos de agua de toda la provincia”.

Explicó esas tierras “están ubicadas en una zona de seguridad de frontera y no pueden estar en manos extranjeras. Se sigue llevando adelante una investigación porque se anuló el sobreseimiento de los funcionarios públicos que en algún momento vendieron y certificaron esas tierras y de los privados que las compraron”, dijo Odarda.