“Hace 20 años que no soy candidato a nada. No me agarran ni con una ametralladora para volver a ser candidato en este país. Bastante con que sigo militando y llevo 61 años rompiéndome el lomo, tratando de abrir alguna brecha, un caminito para poder construir una Argentina mejor que cada vez parece más imposible”. Explicó el militante radical Changui Cáceres.

Consultado sobre la intervención de la convención radical en la provincia de Santa Fe, en comparación con las que le tocó vivir durante sus mandatos, dijo: “En mi segundo mandato como presidente del partido en Santa Fe, tuve tres intervenciones. Una fue por plantear la depuración de los padrones. Después porque quise poner $1 de cuota por afiliado. Y después nosotros salimos en proceso electoral como Unión Cívica Radical, lista 3. Entonces otra intervención por eso. Todos pedían ahí la intervención, los que hoy la cuestionan. Y los que hoy pidieron la intervención estaban todos juntos pidiendo las intervenciones en ese entonces”.

“Es un tema que excede los límites de Argentina. El modelo neoliberal que se empieza a implementar desde 1984 tiende al licuamiento de los partidos políticos. La liquidación de los sindicatos, etc. Además, los políticos dentro de los partidos han hecho mucho esfuerzo para ser liquidados”. Manifestó sobre las crisis de los partidos políticos.

Candidatos

Por otro lado, se refirió a muchos candidatos que se ven actualmente, que son gente conocida por los medios, pero sin militancia política: “Por el camino que se va la política va a ir potenciando los fracasos que se van a ir dando. La política es una vocación de servicio, no es un trabajo. Esto ha ido quedando en el camino. Se ha estado viendo como una salida de tipo laboral como una forma de enriquecimiento en lo personal. A partir de ahí ya todo mal. En general los medios destinados a embrutecer la mentalidad de la gente mientras alegremente nos estamos yendo al carajo y mientras tanto las discusiones de fondo para ver cómo no nos vamos al carajo, por el costado”.

“En este contexto y en esta mirada corta que tiene la dirigencia entre comillas política de los últimos tiempos, la vista está puesta en cómo sacar un voto más para ganar una coyuntura electoral para seguir detentando el espacio el lugar y la prebenda que se tienen para mejorar. La salida hay que construirla. Acá nos llevan por un embudo que el tema es el pasado o el presente. El pasado me espanta y el presente también. Acá hay que construir una alternativa. Hay que empezar por reconstruir el tema de los propios partidos políticos y garantizar un funcionamiento democrático que hace 1000 años que no tienen”. Aseguró. Y continuó:

“Parece ser que una buena parte de la sociedad no entiende, que cuando tenés que salir de una situación complicada, necesitas un esfuerzo común. Necesitas comprender que la política es el arte de buscar consenso tenés que tener la voluntad de buscar esos consensos, encontrarlos. Fijar entonces denominadores comunes, definir políticas estado y en esa política de estado trabajando juntos para poder salir del barro. No hay una clara comprensión de las cosas por un lado y no hay por el otro una pizca de renunciamiento. Porque no se ponen los caballos delante del carro. No se pone lo principal sobre lo secundario”.

“O avanzas en la búsqueda de un acuerdo que permita hacer que un país que como está no es viable, pase a ser viable. Y para eso tenés que tocar intereses poderosos y cuando vos tocas intereses poderosos recibís unas piñas y unas patadas muy fuertes que nos han planchado en muchas oportunidades a lo largo de la historia.”

“El principal crítico de la convención de Gualeguaychú he sido yo. Yo no estuve, no estoy y no estaré dentro de Cambiemos. Hay que reconstruir el partido, pero no hay que cerrar la puerta a la confluencia con sectores parecidos que tienen intereses más o menos similares, para poder construir una fuerza suficiente. Que te permita esa transformación social que vos querés, en el marco de una sociedad que además por lo que quedaron fuera de eso hay también algunos puntos de contacto que son los que te permitieron fijar política de estado”.  Concluyó Changui Cáceres.