Así lo resolvió el Juez de la IPP Dr. Gustavo Gon en fecha 18 de febrero en los Tribunales de la Ciudad de Vera. El condenado es Osvaldo Abel Altamirano.

Un hombre de 59 años de edad identificado como Altamirano Osvaldo Abel fue condenado a siete años de prisión de cumplimiento efectivo. Esto por la autoría de los delitos de Lesiones Leves calificadas por mediar violencia de género. Lesiones graves calificadas por mediar violencia de género. Desobediencia Judicial reiterada. Lesiones Graves y Abuso Sexual agravado todo en concurso real.

Así lo dispuso el juez Dr. Gustavo Gon en el marco de un juicio en donde se abreviaron los plazos, realizado en los tribunales de la ciudad de Vera.

Los Hechos

El fiscal que intervino en el caso fue el Dr. Leandro Benegas. El primer hecho se remonta al mes de marzo del año 2017 cuando el condenado violó un mandato judicial de prohibición de acercamiento a su ex pareja NCH a una distancia de 200 metros.

El segundo hecho fue cometido en abril de 2017, cuando el condenado intentó abrir la puerta y ventana de la vivienda con la intenciones de ingresar del domicilio de NCH, en una segunda ocasión. Y horas después, vuelve al lugar e ingresa a la vivienda con un arma blanca. En aquella ocasión lanzó una puñalada no logrando su cometido. Sí le provocó lesiones en otras partes del cuerpo a su ex pareja.

También el condenado, minutos después, atacó en las Oficinas de Vialidad Provincial a un señor cuyas iniciales son LRB, con el mismo cuchillo. Provocando heridas en varias partes del cuerpo. Por estos dos hechos fue imputado por Lesiones Graves Calificadas por mediar violencia de Género; Homicidio Simple en grado de Tentativa en concurso ideal con Lesiones Graves. Por último Altamirano fue denunciado por Abuso Sexual Agravado (Art.119 Primer y Último Párrafo del CP).

Conformidad

Este proceso debe contar con la anuencia de las víctimas, quienes estuvieron de acuerdo. Concurriendo a la audiencia la señora NCH, quién expresó su conformidad en la misma.

El Dr. Benegas expresó “que es una pena importante, hubo pruebas. Y lo fundamental que la víctima estuvo de acuerdo. Por otra parte existió un reconocimiento y admisión de intervención en los hechos por parte del condenado“.