Colón sufrió una nueva derrota en la Superliga, que lo deja muy lejos de la zona de Copa Sudamericana, que era uno de los principales objetivos en lo que resta de la temporada.

Julio Comesaña sigue sin encontrarle la vuelta a su equipo, que bajo su gestión sumó tres derrotas (lleva dos en serie), un empate y una victoria (la de la primera fecha frente a Argentinos Juniors en Santa Fe).

Justamente el entrenador uruguayo fue uno de los primeros en salir de la zona de vestuarios, y fue muy crítico al enfrentar los micrófonos, y comenzó apuntando: “No hicimos un buen partido, veníamos bastante disminuidos pero pensamos que podíamos hacer algo que valiera la pena. De todas maneras creo que el partido estuvo controlado, no pasaba nada, recibimos un gol de manera innecesaria, soltamos la marca de Komar que estaba estipulada, como la de otros jugadores. Y a los 42′ recibimos un gol sin ninguna necesidad, cabeceó solo. Luego se hizo más cuesta arriba, hicimos algunas modificaciones intentando algo, mejoramos en algunas cosas, pero no tuvimos el peso ni la profundidad para levantar un resultado como este”.

Y agregó: “En el primer tiempo estábamos ordenados, no podíamos venir y aspirar sin cuatro o cinco jugadores a otra cosa. Era la oportunidad para ver a algunos jugadores que aspiran a jugar y ahí está…”.

Luego se refirió a la falta de ideas en ataque, y dijo: “Observen la alineación del equipo y la actuación de algunos jugadores que no venían jugando y no tienen ninguna competencia como Sandoval y Leguizamón, Morelo hizo un mal partido. En la mitad de la cancha aspirábamos a algo más en la generación de juego con Bernardi y Zuqui, lucharon pero no me gustó”.

Pero no se quedó ahí, y dijo: “A nosotros no nos sobra nada, cuando hablamos parece que este equipo viene de ser campeón de la Libertadores, la Sudamericana o la Liga. Miremos las campañas y esto es más de lo mismo, se está repitiendo”.

“De pronto no hay la cantidad de jugadores necesarios que tengan sentimiento por el juego, hay que trabajar y aspirar para que salgan las cosas, si no salen de pronto me habré equivocado yo”, agregó en otra parte de la charla.

Se le preguntó también por qué decidió defender con cinco jugadores y dijo: “Defendimos con tres zagueros porque no teníamos más jugadores en la mitad de la cancha. Zuculini no estaba para jugar de arranque, lo pusimos por necesidad, le vino bien pero no tenía competencia. Los dos laterales intentaron subir al ataque que fue lo más rescatable de nosotros. Y defendimos bastante bien, no tuvimos tantas dificultades y aspiraba a eso”.

En cuanto a lo que le dijo en el entretiempo, afirmó: “No me gusta hacer cambios a los 45′, salvo que sea algo muy necesario. Además en el banco no tenía ni a Messi, Maradona o a alguno que diga que me podía cambiar las cosas. En la figura que teníamos no daba para sacar un zaguero a la mitad de la cancha. Lo hice por una emergencia, pero hay que tener un zaguero que sepa jugar en la mitad de la cancha, ya que saca uno a la mitad o mete un volante de zaguero y se acaban los problemas”.

Mientras que siguió con el análisis táctico y de la incorporación de Nicolás Leguizamón por Gabriel Esparza, y explicó: “Una cosa era con Heredia en la cancha y otra Leguizamón o Sandoval que no tiene competencia. Me parecía que tener a Esparza abierto le iba a tirar centros a nadie. Luego intentamos manteniendo a lo dos puntas adentro con Esparza, dejando a Zuculini en el medio solo, y a la derecha a Zuqui, y darle más salida con Vigo, intentando cosas”.

“Para mí tienen temor a jugar, están tensionados. En el entrenamiento del miércoles pasado fue el mejor del equipo desde que estoy acá. Fue bárbaro, me fui contento. Fue de mucha intensidad, precisión y rapidez. Y hoy (por este domingo) estábamos esperando como que nos den un garrotazo para luego ir a buscar. Aspiro a que se despierten, que se quieran a sí mismo, que se valoren. Pero no pudimos recuperar la pelota, nos aprietan y la perdemos. Me da la sensación como cuando uno no está claro en su mente para el desarrollo del juego”, agregó en otra parte de la charla.

Más adelante, agregó: “Para mí es una derrota inesperada. Dos o tres tiros de media distancia y un tiro de esquina. ¿Qué habían hecho? No erraron tres mano a mano frente a Burián, dominaron el juego. Cuando analicen un partido miren las formaciones y los antecedentes de los equipos”.

Se le pidió un balance de los cinco partidos dirigiendo al Sabalero, y afirmó: “No hay que darle muchas vueltas. Jugamos cinco partidos, de 15 puntos tenemos cuatro. ¿Qué quieren que les conteste? Para hacer las cosas y lograr objetivos hay que prepararse. Uno puede aspirar a una cosa y luego recorrer un camino que no es fácil”.

“Talleres estaba en tercera categoría, con todo lo que hacen y con el buen equipo que tienen lo vienen de eliminar en la Copa. Tienen un plantel joven, nadie llora, todos tranquilos, siguen su camino, algún día le tocará algo importante. Con Colón lo mismo, lleva 100 años de historia, pasaron y jugaron muchos técnicos y futbolistas y siempre les fue mal”.

En el tramo final, manifestó: “Esto no es para hacer locuras y quemar a los jóvenes, lo tienen que enfrentar los mayores, los profesionales. Todos estamos en la misma bolsa. No creo que puedan volver algunos de los lesionados, pero no se olviden que con esos jugadores también veníamos perdiendo, por eso no hagan historias raras”.