Según un informe de la UCA, 600.000 niños cayeron en la pobreza en el último año y unos 590.000 pasaron a la indigencia.

La crisis económica que transita la Argentina sumó más pobreza y golpea fuertemente a los chicos menores de 17 años. Según un nuevo informe de la Universidad Católica Argentina (UCA) e Infancia en Deuda, casi cinco millones de niños, niñas y adolescentes (41,2%) son “doblemente pobres”.

Son chicos y chicas que viven en hogares que no llegan a cubrir la canasta básica, pero además tienen vulnerados derechos fundamentales en al menos una de seis dimensiones.

En tanto, la indigencia -medida también por el cruce entre una mirada monetaria y de privación de derechos- reflejó en un año una suba de un punto: pasó de 4,1% a 5,1%. Hoy hay 590.000 chicos indigentes.