Julio Comesaña no perdió tiempo. Le madrugó al domingo, se puso sus cortos y a trabajar se dijo. A la sede Adelita de Char llegó a las 6:30 a.m. y de inmediato se metió en la cancha, donde no dejó de dar indicaciones. El entrenador colombo-uruguayo, que fue oficializado ayer como técnico del Junior en reemplazo de Luis Fernando Suárez, asumió las riendas del equipo ‘Tiburón’ sin perder tiempo y dirigió el entrenamiento con los jugadores que no viajaron a Cúcuta.

Julio Avelino comenzó trabajando en la segunda cancha con la titular del equipo que se prepara para afrontar a Melgar de Arequipa este miércoles en el estadio Metropolitano Roberto Meléndez por la Copa Libertadores de América. Después de esto se trasladó hasta la cancha principal, donde sostuvo una charla con los once jugadores que podrían ser titulares ante el conjunto peruano.

A Comesaña se le vio activo, dando indicaciones, metido en el terreno de juego y pendiente de cada una de las líneas del equipo. Supervisó con atención los trabajos en espacio reducido. “Movimientos corticos y rápidos”, “no podemos perderla, la tenemos”, “movilidad, movilidad”, era lo que pedía el DT.

El entrenador repasó cada movimiento de su escuadra. Repitió ejercicios cuando fue necesario y hasta celebró los goles del entrenamiento. “¡Golazoooo!”, gritó con fuerza luego de ver un remate de Sebastián Hernández que terminó en el fondo de la red.

Al final del entrenamiento, que finalizó a las 9:25 de la mañana, Comesaña atendió a los medios de comunicación. Su rostro reflejaba felicidad y eso lo confirmaron sus primeras palabras.

“Tomo esto con la alegría y satisfacción de reencontrarme con las cosas que son comunes para mí y con los compañeros que nos dieron tantas alegrías. Todo es satisfactorio para mí”, apuntó el timonel rojiblanco.

Julio Avelino cree ciegamente en este Junior y volvió a sostener que “este equipo será finalista”, frase que lanzó hace 10 días cuando retornó a Barranquilla. “Claro que pienso igual porque mirando el torneo Junior no es menos que nadie y puede ser más que muchos. Tenemos que jugar como juegan los campeones defendiendo el título. Tenemos compromiso con el juego y los resultados. El equipo tiene memoria y hábitos que se habían generado y están ahí”, agregó el orientador.

Comesaña hizo énfasis en tener un grupo totalmente positivo, por eso aseguro que en estos primeros días dialogará con sus muchachos para que afronten con la mejor actitud el juego ante Melgar y los cuadrangulares semifinales de la Liga.

“De aquí al miércoles me quiero ocupar mucho de nosotros, del equipo, de que la parte anímica este bien, que siempre es traumático. Se rompe algo y hay que empezar de vuelta. Hoy (ayer) los vi trabajar muy bien, repasamos algunos trabajos que hacíamos y los vi muy bien, atentos, serios y queriendo hacer las cosas bien”, agregó.

Comesaña se mostró optimista de cara al juego ante Melgar, donde Junior se juega el paso a la Copa Sudamericana. Espera que los rojiblancos comiencen a recordar esos hábitos que adquirieron cuando los dirigía el año pasado.

“Aquí tenemos compromisos de todo tipo, con el comportamiento, con el juego y con los resultados. Yo realmente no quiero ponerme a pensar en lo que se ha perdido. Estoy convencido de que llego al equipo campeón. Tenemos que ser muy puntuales y concretos en las decisiones que tomemos”, recalcó.

Comesaña se encuentra nuevamente de regreso y está listo para dar la pelea en su novena batalla al mando de Junior. La primera prueba la tendrá este miércoles ante Melgar.