El organismo ratificó que comenzó un proceso de investigación interno y que estudia sanciones para quienes estuvieron en la despedida.

Las autoridades nacionales del Pami comunicaron oficialmente que iniciaron un sumario administrativo a los empleados que realizaron una fiesta de despedida a un compañero que se jubilaba. La fiesta fue en un pasillo que conecta la terapia intensiva y la unidad coronaria, a metros de pacientes en estado muy delicado. Esa improvisada celebración se desarrolló en las instalaciones del Policlínico Pami II, en la zona norte de la ciudad de Rosario. Y el tremendo escándalo derivó en un proceso de investigación interno que servirá para determinar las responsabilidades y las posibles sanciones.

En un escrito, el Pami informó que “tomó conocimiento de la situación que habría tenido lugar el día 28 de junio en el Policlínico Pami II de Rosario. Ocasión en la que se habría realizado una reunión social en las instalaciones de ese centro de salud. Según se observó en imágenes difundidas en redes sociales. Y ha puesto en marcha una investigación administrativa”.

Hicieron una despedida en el pasillo de terapia intensiva

Asimismo, remarcó que “el sumario, caratulado bajo el número 0522-2019-0001830-1, ordena al Departamento de Enfermería que informe el día y hora de la celebración. Así como quiénes fueron los organizadores y los asistentes”. En ese marco, ayer se comenzaron a tomar declaraciones a los asistentes a la fiesta. Por último, apuntó que “una vez finalizada la etapa sumarial para determinar las responsabilidades, se procederá a aplicar las sanciones que correspondieren”.

Vale recordar que esta confirmación del Pami se relaciona con la despedida de un trabajador de ese centro de salud. Que se jubilaba luego de 37 años de servicio. La situación terminó con un escándalo con repercusión nacional debido a que la fiesta, con abrazos, charlas y cánticos, se llevó a cabo a pocos metros de pacientes muy delicados.

Teniendo en cuenta las imágenes y los videos difundidos y que se multiplicaron a través de las redes sociales, las autoridades nacionales del Pami tomaron cartas en el asunto. Y pusieron a los que participaron bajo la lupa.