Transener, cuya cara visible es la del empresario Marcelo Mindlin, se desprendió de las acusaciones: “La falla no fue consecuencia de subinversión alguna”, dijeron.

Transener, la empresa señalada por el Gobierno como la responsable del histórico apagón que dejó a oscuras al país y a gran parte de Brasil y Uruguay el domingo 16 de junio, se desprendió de las acusaciones en su contra tras el discurso de Gustavo Lopetegui, quien la acusó de “subinvertir”.

“La falla no fue consecuencia de subinversión alguna”, dijeron desde la firma cuya cara visible es la del empresario Marcelo Mindlin.

Lee también: Apagón: quién tiene la culpa, según el Gobierno

Convocado por la Comisión de Energía del Senado, Lopetegui dijo que el “evento
desencadenante” fue una negligencia de la empresa Transener. “Tendría que haber funcionado la DAG (Desconexión Automática de Generación)”, dijo.

Frente a esta situación, la empresa -controlada por Pampa Energía, cuya cara visible es el
empresario Marcelo Mindlin, e IEASA, del Estado, en partes iguales- hizo algunas aclaraciones respecto a su “cuota de responsabilidad” y aseguró que “la clave de la robustez de los sistemas de transporte radica en la rapidez con la que se recupera el servicio eléctrico” luego de un blackout.

En un comunicado señaló que “distintas circunstancias extraordinarias se combinaron”
previo al apagón. Sobre todo las “condiciones climáticas adversas, el by pass entre la línea
Campana-Colonia y la línea Colonia Elía-Manuel Belgrano a raíz del traslado de la Torre 412 y el despacho de generación asimétrico, posible por las condiciones de baja demanda, con fuerte preponderancia del Norte”. Eso contribuyó a que “una falla fugaz genere el desequilibrio del sistema”.

Según precisó la firma, dado el cambio de configuración de la red a raíz del by pass “el sistema automático de protección y control, denominado DAG (Disparo Apertura de Generación) no se adecuó correctamente y no reconoció las señales emitidas por los sistemas de protección”.

La empresa explicó que el DAG tiene como función la desconexión de generadores ante
perturbaciones en las redes, lo cual juntamente con los esquemas de alivio de demanda y
estabilidad del parque de generación, son los mecanismos que permiten acotar el alcance de la perturbación, evitando el colapso del sistema.

Sin embargo, Transener aseguró que “en el área en que se produjo el evento la reposición fue inmediata”, del mismo modo que “fue rápida la reposición del servicio general”. El corte comenzó apenas pasadas las 7 de la mañana y a las 8.30 se había repuesto el 75% de la demanda del país, explicó.

“Cabe destacar que el sistema de extra alta tensión es la columna vertebral para la recomposición del sistema luego de un black out. En el evento todas las instalaciones del sistema de transporte estuvieron disponibles de manera inmediata y respondieron de manera adecuada a los requerimientos de maniobras”, señaló, e insistió: “Esto evidencia fehacientemente que la falla no fue consecuencia de subinversión alguna”.

La empresa ofreció como prueba algunos datos. Dijo que en los últimos tres años Transener
desarrolló “un plan de inversiones creciente y sostenido, que triplicó el promedio del período 2002-2016”. Además, aseguró que “los indicadores de calidad técnica han sido sensiblemente mejores a los requeridos por el contrato de concesión y muy superiores a países de la región e inclusive de países desarrollados”. Por último, argumentó que se han producido fallas similares en muchos otros países, como EEUU, Suecia, Alemania o Italia. “La clave de la robustez de los sistemas de transporte radica en la rapidez con la que se recupere el servicio eléctrico”,
consideró.