Se suspendió la habilitación de nuevos bares en el barrio. El secretario de Gobierno Gustavo Leone expresó que se deberá dar “un debate de fondo” sobre las ordenanzas que regulan la actividad nocturna.

El secretario de Gobierno Gustavo Leone indicó que en la zona de Pichincha hay alrededor de 100 locales gastronómicos. Consideró que más allá de la medida cautelar que suspendió la habilitación de nuevos comercios gastronómicos en la zona se debe “dar un debate de fondo”. Esto con respecto a la ordenanza que se discute en el Concejo sobre la regulación de la actividad nocturna. Además, opinó que la resolución judicial generará “inconvenientes” a quienes invirtieron dinero para abrir un negocio. E hicieron los trámites correspondientes.

Leone señaló que el municipio aún no recibió la notificación de la medida cautelar. Y estimó que eso recién ocurrirá el miércoles, el primer día hábil de esta semana. “Hay un debate por detrás que hay que dar todavía. Aportaremos a la justicia la documentación sobre lo hecho y las normas vigentes”, agregó.

Locales

“Hay alrededor de 100 cervecerias en Pichincha junto con la zona de influencia cercana. El eje de la complejidad es la mecánica en términos de funcionamiento de esos lugares. Porque se expende la bebida en una barra y el consumidor se queda en la vereda o se cruza a otros bares. El ruido que se genera; la acumulación de vehículos. La mayor concentración de gente se da en Alvear y Brown y los entornos radiales a ese punto nodal, donde se generan los mayores conflictos con vecinos”, explicó.

El funcionario municipal aseveró que el caso de Pichincha “es complejo”. Y añadió que “las normas son las que regulan las actividades y se están cumpliendo”. “Las cuestiones de fondo implican rediscutir las normativas. Hay una ordenanza de espectáculos públicos que hace mucho se discute en el Concejo. Tampoco es factible suspender las habilitaciones por tiempo indefinido. Habrá que encontrar una solución”, expresó.

“La cantidad de locales, el movimiento en la vía pública, la masividad de gente que se convoca. Ese es el principal conflicto. Las mediciones de ruidos molestos, de insonorización son cuestiones que están dentro de la modificación de la ordenanza de espectáculos públicos. Deben ser analizadas y el Concejo tiene un rol fundamental”, sostuvo.

“Hace aproximadamente seis u ocho meses, a partir de un pedido de vecinos de Pichincha, se hizo una normativa especial para que las nuevas habilitaciones tengan un análisis más pormenorizado. De esa norma surgió que algunas habilitaciones se caducaron. Se puso la lupa con más controles, con un esfuerzo importante de miércoles a domingo. Evidentemente no termina de alcanzar, pero hay una norma que debe ser revisada”, subrayó.

Por último, opinó que la decisión judicial “generará dificultades en quienes tenían inversiones en curso”. “¿Cómo se le explica a quien invirtió recursos e hizo los trámites que no va a poder abrir hasta que un juez decida cúando?”, concluyó.