El edil, Ariel Cozzoni promueve una iniciativa para los jubilados y pensionados que cobren haberes equivalentes hasta dos jubilaciones y/o pensiones mínimas queden eximidos del pago de la totalidad de los aranceles cuando renueven su licencia de conductor.

De acuerdo a las estadísticas más recientes en Rosario habitan aproximadamente 199 mil personas de más de 60 años lo que constituye el 16,65 % del total poblacional, siendo la franja de 60 a 75 años alrededor de 140 mil.

Ahora bien, el costo del arancel que se debe abonar para renovar la licencia es de 1.451,60 pesos si corresponde por un año y de 1.551,60 pesos si lo es por dos años, lo que variará de acuerdo a la edad del conductor. A ello debe agregarse la suma de 320 pesos- por el costo del certificado del CENAT (Centro Nacional de Antecedentes de Tránsito)

Para el edil, “es mandato constitucional promover medidas de acción positiva que garanticen la igualdad real de oportunidades y de trato y el pleno goce y ejercicio de los derechos a los ancianos”

Por lo pronto, Cozzoni recordó que el Concejo “ha dado claras muestras de políticas destinadas a la tercera edad”. Se implementó el Consejo de la Tercera Edad, el boleto gratuito, la participación en la elaboración de políticas de salud, en materia de discapacidad “Siempre es pertinente establecer beneficios especiales para jubilados y pensionados con ingresos mínimos”, consideró el concejal rosarino y referente a su iniciativa agregó que, “a muchos abuelos que cobran la mínima les resulta dificultoso obtener la renovación de su licencia de conducir por el costo de la misma y por la frecuencia con que deben hacerlo”