David Rosman

Estamos en pleno proceso electoral en EEUU, donde escribo esta nota, y los políticos acuden a todos los medios a su alcance para captar al electorado en el 2020.  Hasta a hablar en Español con todas las carencias gramaticales y fonéticas de quien solo lo recita ocasionalmente.  Y esto para captar al electorado latino que esta demográficamente en crecimiento.

Primero hay que definir quien será el candidato del Partido Demócrata, y más de 20 postulantes se ofrecen como alternativa para llegar a la Casa Blanca.

Leyó bien, mas de 20 candidatos entre hombres y mujeres, llegan a 24, aducen tener la solución para la multiplicidad de problemas que afectan a la sociedad americana, tales como la pobreza, la inmigracion ilegal, la Salud Publica, el control de armas, la epidemia de drogadicción, que no para de crecer, la Guerra de tarifas con China, con Mexico, la estrategia no definida con Corea del Norte, por citar los mas notorios y ni siquiera en un orden de importancia.

Hay mas temas a resolver, como la obsolescencia de la infraestructura, el crecimiento de los homeless (los sin casas), la discriminación racial, los atentados antisemitas, la supremacía blanca y la investigación de la interferencia de Rusia en la eleccion del 2016.

Por su parte, el actual presidente Trump lanzó su campaña en Orlando, diciendo “Mantengamos grande a Estados Unidos”, una derivación del emblemático Make America Great Again que utilizó en la campaña de 2016.

Luego de señalar que la economia está en pleno crecimiento y es la envidia del mundo dijo que él y su familia fueron perseguidos y aseguró que esa persecución no era contra él sino contra sus seguidores.

“Soportamos la mayor caceria de brujas en la historia de la política”, señaló.” Fue todo un intento ilegal de anular los resultados de la elección”.

¿Esto es verdad?

La investigacion del Fiscal especial Robert Muller no pudo concluir que “no se produjo ninguna conducta criminal”, respecto a la influencia rusa en las elecciones.

La investigación tampoco pudo exonerar al presidente Trump de obstrucción de la Justicia. El informe afirma que la evidencia obtenida “sobre las acciones e intenciones del presidente presenta problemas difíciles que nos impiden determinar de manera concluyente que no se produjo ninguna conducta criminal”.

El tema pasó al Congreso y muchos demócratas encontraron fundamentos para iniciar el remanido juicio politico (impeachment) contra Trump.  El mismo camino que se uso en el ano 1974 para destituir a Nixon.

Sin embargo, Nancy Pelosi –jefa de la oposicion en la Camara de Representantes-adoptó el criterio de no juzgar al presidente para evitar una grieta mas profunda que la que existe en el actualidad y favorecer la absolucion de Trump en el Senado, que lo controla el Partido Republicano.

Segun el Washington Post, mientras que en su primer año en la Casa Blanca, el presidente estadounidense hacía en promedio cinco declaraciones falsas al día, en los últimos siete meses ese número trepó a 23 mentiras diarias, de acuerdo con el periódico estadounidense de Abril de 2019.

Luego de más de 800 días en el cargo, el presidente estadounidense Donald Trump ha hecho más de 10.000 declaraciones falsas o engañosas, según un informe del mismo diario.. Estas declaraciones refieren al muro para evitar la crisis en el borde Sur; datos sobre inmigracion ilegal, cifras sobre el deficit comercial, etc.

La cuenta, de la base de datos “Fact Checker” del diario, fue iniciada en los primeros 100 días del presidente en 2017 y desde entonces ha seguido municiosamente cada declaración del presidente.

Por su parte los democratas ofrecen un amplio espectro ideologico que revela la falta de coherencia de un partido que deberia tener una idea troncal para enfrentar a Trump en las próximas elecciones.

Todos ellos coincidieron en defender la necesidad de una reforma migratoria amplia y en rechazar la inclusión de una pregunta sobre la ciudadanía en el Censo 2020 que puede hacer que los latinos queden infra representados desde el punto de vista demográfico, lo que significaría, entre otras cosas, menos ayudas para ellos.

No todos enfatizaron el aumento del salario minimo, Medicare para todos, socialismo democratico, acceso a la salud y a la educación irrestricto, inclusión de los indocumentados en los servicios de salud, cambio climático, reforma tributaria.

Solo uno de los aspirantes habló de la violencia armada y de los tiroteos que enlutan con frecuencia a Estados Unidos, el congresista Eric Swalwell, quien prometió “prohibir y comprar de nuevo los 15 millones de armas de asalto que pertenecen a los campos de batalla” y están en poder de civiles.

Entre las diversas irregularidades de la gestión de Trump, por ejemplo, aparece en Times actividades sospechosas en las cuentas del presidente y de su yerno, Kushner, entre 2016 y 2017 que estos poseian en el Deusche Bank.  Más aun, ejecutivos del banco impidieron que los empleados reportaran estas transacciones sospechosas al Tesoro de los EEUU, uno de los cuales fue despedido.

Tambien se denunciaron actividades vinculadas con el negocio inmobiliario de Trump que favorecia el lavado de dinero de magnates sovieticos y la posibilidad de estos últimos de girar dinero a otras geografias. El Washington Post ademas de contabilizar las mentiras de Trump, incursionó en el destrato que se les dispensa a los detenidos en las instalaciones del ICE, centro para los inmigrantes ilegales, donde a los niños y adultos se los priva de los mas elementales servicios sanitarios y de alimentación.

Algunos autores que analizan la problematica de la corrupción en la función publica, hablan de la “democracia corrupta”. Es decir, existen instituciones pero no funcionan con la consistencia, independencia, probidad, que requieren los preceptos constitucionales.

Por ende, una relectura de la teoría política sobre el origen y razón de ser de la política conduce al uso de la disciplina ética como instrumento esencial al realizar una doble función: por un lado, sirve de freno a comportamientos negativos o desviados que son nocivos en el servicio público, y por otro, refuerza los valores y comportamientos positivos contribuyendo así a la calidad moral de las personas y de las instituciones.

De ahí que el comportamiento íntegro de los gobernantes sea una condición sine qua non-para que exista una eficiente administración, un Buen Gobierno. Si bien históricamente el tema de la ética ha estado presente en los asuntos de gobierno desde las antiguas civilizaciones, en los últimos tiempos se ha omitido o descuidado deliberadamente su participación en la función pública.

La etica en la función publica representa un dique u obstáculo para aquellos individuos carentes de valores, que anhelan el poder y usurpan cargos sin merecerlos y para su propio beneficio o de su entorno.

Esto ocurre en un pais con un alto grado de desarrollo tecnologico, con instituciones que aun funcionan con pautas no muy precisas (la Corte Suprema fue conformada segùn designios de los Republicanos) y con una diversidad en materia social que distorsiona la identidad nacional.

EEUU es un pais con problemas irresueltos.  No tendrá en los próximos años la posibilidad de resolver los conflictos sociales y económicos de los paises en desarrollo,o subdesarrollados,  que mágicamente esperan superar sus deficiencias estructurales con asistencia financiera y tecnologica del pais del Norte.

Por David Rosman