Luego de tantas idas y vueltas, la llegada de Daniele De Rossi a la Argentina está cada vez más cerca de concretarse. En un principio, se especuló con que el mediocampista despegara a las 19.15 desde Roma para darle comienzo a su etapa como jugador de Boca y empezar a ponerse a punto para disputar la Copa Libertadores, el gran objetivo de esta temporada.

Sin embargo, el italiano de 35 años todavía no salió rumbo a Buenos Aires. ¿Por qué? La idea del conjunto Xeneize es que el revuelo que significará la llegada del campeón del mundo no tape la importancia -especialmente para el plantel- del duelo del miércoles, por los octavos de final de la Copa Libertadores, en Brasil ante Athlético Paranaense.

Además, esperan el anuncio la venta de Nahitán Nández a Cagliari o la ciudadanía argentina para Frank Fabra para que no haya ningún problema con el cupo de extranjeros.

El mediocampista de la Roma había confirmado su retiro, pero Nicolás Burdisso logró convencerlo. Según trascendió firmará un contrato por un año, pero con una cláusula especial que le permitirá regresar a Italia en enero si así lo desea ya que allá lo espera una oferta de Roberto Mancini para sumarse al cuerpo técnico de la Selección azzurra.