Una hembra de gran danés dio a luz a nueve cachorros en la ciudad de Canon, en Estados Unidos. La sorpresa llegó cuando la dueña de la perra, Caddy Willians, descubrió que uno de los cachorros era de color verde.

 

La causa del extraño color es el pigmento verde llamado biliverdina, que puede encontrarse dentro de la placenta de los perros. Cuando esta sustancia se mezcla con el líquido amniótico, el fluido que rodea y protege al embrión, puede manchar el pelaje del recién nacido.

“Fue muy impactante cuando nació. Pensaba que era oscuro, saqué la linterna de mi móvil y… ¡era verde!”, aseguró al medio estadounidense Krdo.

En un primer momento, pensó que el octavo cachorro tenía pelaje negro. “Estaba oscuro, así que, finalmente, saqué la linterna de mi teléfono, ¡y ella era verde! Fue muy impactante cuando nació“, confesó Williams.

“Afortunadamente, había leído recientemente un artículo sobre un perro verde, así que al menos sabía lo que estaba pasando”, dijo la dueña.