El presidente además destacó que el Congreso ya aprobó la ley que envió el domingo para suspender el incremento del boleto del metro.

 

Aunque el presidente de Chile, Sebastián Piñera, enfocó su discurso en rechazar la violencia protagonizada por un “pequeño grupo de delincuentes que no respeta la vida humana”, también reconoció que su gestión todavía no resolvió los problemas económicos que afectan a los trabajadores chilenos, como el precio del boleto del subte.

Piñera ya había hecho una autocrítica el domingo desde el Palacio de la Moneda cuando anunció el envío de urgencia de un proyecto de ley para suspender el aumento del costo de pasaje de metro, que el Congreso finalmente aprobó el lunes en una sesión especial, dejando sin efecto la suba de $30.

Pero el presidente de Chile admitió que los trabajadores tienen otros problemas económicos que su gobierno todavía no pudo resolver. Por eso, informó en conferencia de prensa que desde el martes dialogará con los líderes de los partidos opositores, así como lo hizo el domingo con el jefe del Senado Jaime Quintana, el líder de Diputados Iván Flores y el presidente de la Corte Suprema de Justicia Haroldo Brito.

“Ojalá (con ellos) podamos avanzar hacia un acuerdo social”, expresó Piñera desde La Moneda.

Agradezco al Parlamento por aprobar la ley que enviamos ayer para congelar el alza del boleto del metro”.

En ese escenario, adelantó otras medidas a tener en cuenta: “Soy consciente que esto es solo un primer paso de un largo camino a recorrer. Estamos trabajando en medidas para subir los ingresos por las pensiones y bajar los precios de los remedios”.

Pero, por otro lado, repudió una vez más la violencia protagonizada por un “pequeño grupo de delincuentes que no respeta la vida humana”. La Justicia investiga la muerte de once personas durante las protestas reprimidas por los carabineros. Sobre el cierre, el Presidente auguró: “Espero que puedan volver en paz a sus casas, cuídense y cuiden a sus familias”.