El organismo crediticio dio a conocer su informe de Perspectivas de la Economía Mundial para el año próximo. ¿Qué lugar le cabe a Argentina?

En un contexto de “lento crecimiento mundial” estimado para 2020, el Fondo Monetario
Internacional (FMI) dio a conocer en Santiago de Chile su informe de Perspectivas de la
Economía Mundial (informe WEO).

El documento presentado por Gita Gopinath, Consejera Económica del FMI y Directora del
Departamento de Investigación ratica que espera una caída del 1,3% en la economía
argentina, mayor a la estimada para 2019, y una recuperación “más moderada” (1,1%) para
2020.

“El repunte del crecimiento proyectado para 2020 es precario, y supone la estabilización de
las economías de mercados emergentes y en desarrollo que están atravesando tensiones y
avances hacia la resolución de las diferencias en torno a políticas comerciales”, reza el
informe.

LEER MÁS


El Gobierno mantiene el dólar “vigilado” y busca achicar la desventaja hasta las PASO

Dentro de los riesgos para el año próximo a escala global, el Fondo destaca como “necesidades apremiantes” reducir las tensiones comerciales y tecnológicas y despejar sin demora la incertidumbre en torno a los acuerdos comerciales (entre ellos el acuerdo entre el Reino Unido y la Unión Europea y la zona de libre comercio conformada por Canadá, México y Estados Unidos). Al respecto, advierte que “los países no deben recurrir a los aranceles para inuir en la balanza comercial bilateral, ni como reemplazo del diálogo con el n de presionar a otros a efectuar reformas”.

La estimación del organismo crediticio en torno a la economía argentina se da en consonancia con un crecimiento global más “moderado” previsto para el año próximo.
En este sentido, el informe arma que “los datos sobre el PBI en lo que va del año, sumados a una moderación general de la inación, apuntan a una actividad mundial más débil de lo previsto”. El documento señala que la inación subyacente se ha situado por debajo de los promedios históricos en muchas economías de mercados emergentes y en desarrollo, salvo en contados casos, como los de Argentina, Turquía y Venezuela.