El traslado desde el Polideportivo 9 de Julio se decidió luego de una serie de incidentes que se desataron allí el sábado por la noche.

Las autoridades municipales decidieron trasladar ayer a las personas en situación de calle que estaban alojadas en el Polideportivo 9 de Julio. La reiteración de episodios de violencia y los daños provocados en la sede ubicada en Dorrego 3339 generaron reclamos de vecinos. Los que utilizan habitualmente ese complejo para realizar actividades deportivas, culturales y recreativas. Y pidieron públicamente que trasladen a este grupo de necesitados a otro refugio, con características más aptas para este tipo de tareas de asistencia. Ante ese panorama, desde la Secretaría de Desarrollo Social se decidió derivar a este grupo al Estadio Municipal Jorge Newbery (Ovidio Lagos 2501).

Pedido

El pedido de los vecinos se vehiculizó ayer a través de declaraciones a los medios de comunicación locales. Y además estaban organizando un abrazo solidario a esa sede para evitar el ingreso de gente en situación de calle. El reclamo surgió tras los incidentes que protagonizó un hombre que llegó fuera de hora. Quería ingresar y otros que, desde el interior de ese complejo, lanzaron piedras a la calle. Por esa batalla campal, dos policías resultaron heridos y un hombre quedó detenido en la comisaría 15ª.

Los hechos

El tenso episodio ocurrió el sábado pasado por la noche y provocó un gran malestar entre los vecinos del polideportivo, quienes remarcaron que no están acostumbrados a este tipo de situaciones. “Este es un polideportivo que nosotros usamos todos los días. Viene gente grande y también chicos, que cuando salen de sus actividades se cruzan por la tarde con los que vienen a dormir. Es que este lugar no es para eso. Esperamos que este mismo gobierno que instaló este centro que los vecinos valoramos mucho por su aporte social, reflexionen, lo analicen de nuevo y se den cuenta de que lo están dañando”, exclamó una vecina muy enojada.

Además del enfrentamiento a piedrazos del sábado por la noche, estos vecinos resaltan inconvenientes que se repitieron en estos últimos días. “Por ser utilizado para otra cosa, el salón quedó deteriorado. Rompieron muebles y equipos de sonido. Faltaron elementos de los estantes. Y además hicieron sus necesidades en el suelo. Evidentemente, no saben cuidar este tipo de lugares”, señaló otra vecina.

El municipio evalúa trasladar un refugio luego de una pelea

Ante esta situación, la Municipalidad, a través de la secretaría de Desarrollo Social, decidió mudar a estas personas en situación de calle, quienes ayer por la noche ya se instalaron en el Estadio Municipal, en la zona de la tribuna baja del patinódromo.

Otro espacio

Para llegar a esta determinación, la secretaría del área, Laura Capilla, tuvo varias reuniones con organizaciones sociales y de voluntarios, analizando este problema. Tras horas de evaluación, se resolvió que el refugio siga funcionando en el Estadio Municipal, para que estas personas en situación de calle sigan teniendo un lugar de contención en estas noches de invierno.

“Estas personas siguen necesitando un alojamiento, un techo, pero también un plato caliente y una ducha para transitar la noche”, remarcó Capilla.

Y amplió: “Los vamos a trasladar al Estadio Municipal, a un espacio que estuvimos acondicionando en el transcurso del día (por ayer) para que sea de la mejor calidad, para recibir a estas personas que tienen muchas necesidades”.

Ante este escenario, la funcionaria también confió su “preocupación” porque el operativo “tuvo entre 30 y 40 personas todos los días, y ahora se viene una semana de frío y entendemos que va a ser más que necesario”. Además, la idea de la secretaria es que “el polideportivo pueda volver a realizar sus actividades habituales de la mejor manera, ahora que terminó el receso escolar, sin generar conflictos ni dificultades con los vecinos de la zona, que también han alojado solidariamente”.

Precisando sobre las personas que se alojarán en el Estadio Municipal, Capilla apuntó que “mayoritariamente son jóvenes, son los mismos 30 desde que abrimos hace tres semanas, primero en el club Aurora y después en el Polideportivo 9 de Julio. En estas tres semanas pasaron más de 90 personas, por lo que entendemos que es un dispositivo muy necesario, que está alojando a jóvenes que se encuentran en situación de calle por la situación social que estamos viviendo”.