Este lunes se desarrollaron los alegatos finales. Ahora, el tribunal debe definir si el ex boxeador es responsable o no del abuso sexual de su hija.

 

En la primera jornada –que estuvo signada por el polémico accionar del ex boxeador para con los periodistas-, las partes ofrecieron los alegatos de apertura y se comenzó con la producción de las pruebas. Esa última tarea se completó al día siguiente.

Hoy, se desarrollaron los alegatos de clausura. Esto quiere decir que la fiscalía, la querella y la defensa hicieron “una valoración” de las pruebas presentadas durante el juicio e hicieron “su petición al tribunal”. Así lo explicó uno de los fiscales a cargo del caso, Federico Grimberg.

El funcionario del MPA sugirió que los abogados de Baldomir volvieron a cuestionar la cámara Gesell que se le realizó a la presunta víctima. El letrado se negó a dar precisiones, pero lo cierto es que esa ha sido la principal estrategia de los defensores del ex pugilista, que además se declaró inocente en todas las etapas del proceso.

Mientras tanto, el Ministerio Público de la Acusación insistió en pedir 20 años de prisión para Baldomir. “Fuimos a juicio convencidos de su culpabilidad”, sostuvo Grimberg.

El ex campeón mundial de boxeo está en prisión preventiva desde diciembre de 2016, tras la denuncia efectuada por la madre de la hija de ambos (a quien también cuestiona la defensa). Fue imputado por abuso sexual con acceso carnal calificado y abuso sexual gravemente ultrajante calificado. Los agravantes son por ser el imputado ascendiente de la víctima; por la convivencia preexistente con la niña; y por tratarse de una menor de 18 años.

El tribunal compuesto por Susana Luna (presidenta), Rodolfo Mingarini y Pablo Busaniche dictará sentencia este miércoles 31 de julio a las 10:00.