Además hirió a un oficial de policía dentro de las instalaciones en el estado de Misisipi, sur de Estados Unidos.

 

El pistolero, que no ha sido identificado, fue baleado por agentes policiales en la ciudad de Southaven, un suburbio de Memphis, Tennessee.

Así lo confirmó a la prensa el jefe de policía Macon Moore. Además indicó que dos empleados de Walmart fueron asesinados en lo que describió como “un acto violento sin sentido”. Dijo que el oficial de policía herido fue “salvado por su chaleco (antibalas)”.

Por su parte, el alcalde de Southaven, Darren Musselwhite, declaró a la prensa que el incidente fue “un hecho aislado”. “Era un empleado descontento”, afirmó. “Es alguien que tiene una relación personal con su empleador”.

Un empleado de Walmart confió a un canal de televisión local que el atacante había trabajado en la tienda durante 25 años antes de ser despedido.

En un comunicado, la empresa manifestó su “desolación por la pérdida de dos valiosos miembros de su equipo”.