Así lo admitió el gasista que manipulaba el regulador el día del estallido. Ayer fue al acto por un nuevo aniversario de la tragedia de Salta 2141. Se renovaron las críticas al fallo que absolvió a diez de los once imputados.

Entremezclado como uno más, pero parado a distancia, tímidamente, el gasista Carlos Osvaldo García, único condenado por la tragedia de calle Salta 2141 se mimetizó en silencio entre el público que ayer participó del acto por el sexto aniversario del peor accidente que recuerde la ciudad. “Estoy acá porque soy un sobreviviente más. Sabía que me podían condenar, pero esperaba no ser el único”, manifestó el hombre a LaCapital. Según el Tribunal del juicio que tuvo a otros diez acusados, él fue el responsable directo del estrago que dejó 22 víctimas fatales el 6 de agosto de 2013. Si se confirma el veredicto, dejará de estar en libertad para purgar una pena de cuatro años de prisión efectiva.

A seis años del accidente, familiares y allegados a los familiares de las víctimas de la tragedia de calle Salta montaron ayer un escenario de espaldas al tapial que cubre el espacio vacío del terreno donde se levantaban las tres torres de 11 pisos, que quedaron reducidas a escombros el día de la conmocionante explosión.

Con el tránsito cortado por Salta entre bulevar Oroño y Balcarce, y en un clima estremecedor, el acto comenzó a las 9 de la mañana, fue breve y sirvió para renovar una vez más el pedido de justicia. A un costado, las imágenes de las autobombas apostadas en la calle parecían retrotraer a los primeros momentos de aquella trágica mañana de 2013.

Es que parte de esas dotaciones fueron las que trabajaron día y noche para rescatar a los heridos y los cuerpos de las víctimas de entre los escombros. Entre los asistentes había vecinos, comerciantes, un puñado de concejales y algún que otro funcionario de la Municipalidad. Pero la concurrencia en general fue escasa, en relación al reclamo y la magnitud del hecho.

Golpeados

“La Justicia nos golpeó a favor del poder y la corrupción”, dio el puntapié inicial Alicia Fornarese, la mamá de Maxi Fornarese, el joven de 34 años que murió en el accidente. Se refería al reciente fallo del juicio que decidió condenar sólo a García y absolvió al resto a los otros diez acusados. Los fundamentos de ese fallo se dieron a conocer el lunes y hoy este diario publica los aspectos principales de los mismos.

“Igual estamos acá, vamos a seguir escuchándonos reclamar justicia. En unos momentos sonarán las sirenas, como aquella mañana que marcó a Rosario y dejó en su historia 22 muertes inocentes”, recalcó.

“Justicia por ellos, justicia por nosotros, por los que no están y no nos pueden acompañar. Justicia por ustedes, justicia por Rosario. Reclamen seguridad, nunca estuvimos seguros con Litoral Gas, ni siquiera ahora”, enfatizó la mujer. Frente al escenario, en la vereda, García escuchaba y observaba en silencio.

A las 9.36 se hizo un silencio que llenó la cuadra de tristeza. Dos minutos más tarde desde una de las autobombas se activó la sirena que marcó la hora exacta de la explosión, 9.38, ocurrida seis años antes. El sonido estremeció otra vez el lugar, y como a todos los presentes, probablemente también a García.

El gasista, actor preponderante en el accidente, seguía allí, parado, con las manos dentro de una campera de cuero marrón, tratando de pasar desapercibido. Y aunque no se lo hubiera visto antes, cada 6 de agosto a las 9.38 el hombre se acerca a orar al tapial del edificio donde están clavadas las 22 cruces de madera. Ayer no era la excepción. Este diario lo identificó y aceptó un breve diálogo.

“Estoy acá como un sobreviviente. Estar presente es rendirle un humilde homenaje a aquellos que no están. Siempre vengo, esto calma un poco mi aflicción. A pesar de que pasaron seis años, la sigo sobrellevando, sigo luchando conmigo mismo, con todo lo que esto me provocó. Tengo que seguir adelante, no puedo seguir pensando en todo lo que viví”.

—Se sostiene que en el accidente hubo una cadena de negligencias. ¿Qué sintió en el momento en que el jurado lo condenó sólo a usted?

—”Yo sabía que algo me iba a tocar. Pero pensaba que me iban a acompañar aquellos que pienso, a mi manera, que tenían más culpa que yo: los reclamistas. Pero eso no es una decisión mía sino de los jueces intervinientes”.

El gasista dijo que espera la sentencia definitiva sobre su situación procesal, que dejó en manos de su abogado defensor. Tras conocerse los fundamentos, la querella (ver página 5) y la Fiscalía ya anunciaron que formalizarán la apelación.

Error

Aunque se mostró respetuoso del fallo, García interpretó que no es el único responsable de la tragedia. “Siento que hay un error respecto de los reclamistas, que tienen el mismo problema que yo. Inclusive ellos tendrían que haber hecho una tarea que no hicieron. Esto depende de la justicia, pero el hilo siempre se va cortar por lo más delgado”, dijo con tranquilidad.

Luego, al describir su situación procesal con respecto a los otros acusados, principalmente los empleados de Litoral Gas, indicó que obviamente sabía que estaba “luchando con una potencia. Sabía que la cosa no me iban a ser muy favorable”, analizó.

Entre tanto, el acto prosiguió con exclamaciones que apuntaban principalmente al proceso judicial. Nora leyó los nombres de cada uno de los fallecidos, tras lo cual se escuchó el pedido de “Justicia” del público presente.

La cantante rosarina Cecilia Petrocelli interpretó la canción “Puente sobre aguas turbulentas. “Cuando abrumado estés, como un puente me desplegaré”…decía una de las estrofas. El acto se cerró cuando se invitó al público a tirar 22 claveles blancos por encima del tapial, que cayeron dentro de lote vacío de Salta 2141.