De repetir la elección en las PASO, conseguiría más bancas en el Congreso y además Cristina Kirchner sería la presidenta del Senado.

 

Si los resultados del último domingo se repitieran en octubre, el peronismo lograría quórum propio en el Senado, además de que Cristina Fernández de Kirchner sería la presidenta del cuerpo, reemplazando a Gabriela Michetti.

Sin embargo, el actual oficialismo no registraría una pérdida notable de sus bancas, habrá que ver con qué aliados sigue contando si efectivamente queda fuera del poder.

Si las cifras se mantienen, el bloque pasaría de 9 a 17 miembros. Se estima, además, que sería aliada la neuquina Silvia Sapag -todavía afiliada al Movimiento Popular Neuquino, pero quien acompañó en la boleta a Oscar Parrilli-; los santiagueños Claudia Ledesma Abdala de Zamora y José Neder; los tucumanos José Alperovich y Beatriz Mirkin; y la puntana Eugenia Catalfamo.

Sí se reducirá el hasta ahora interbloque Argentina Federal, aunque más precisamente el bloque justicialista. La bancada conducida por el cordobés Carlos Caserio pone en juego seis bancas, de las cuales lograría solamente retener una, la del entrerriano Edgardo Kueider. Pero este espacio podría cerrar filas con el kirchnerismo, habida cuenta de que está conformado en su mayoría por legisladores que responden a sus gobernadores, quienes apoyan la fórmula de los Fernández.

En ese sentido habría que ver excepciones, como el caso del riojano Carlos Menem y el correntino Carlos “Camau” Espínola.

Si el Frente de Todos consiguiera la victoria en octubre, como Cristina Kirchner pasaría a presidir el Senado, en su lugar asumiría como reemplazante Jorge Taiana.

Por su parte, Cambiemos pasaría de las 24 bancas actuales a 27. Juntos por el Cambio se alzaría con seis escaños para la Cámara alta, correspondientes a cuatro radicales y dos macristas. Además sumaría como aliado al salteño Juan Carlos Romero. Puede que llegue a contar con el respaldo del rionegrino Alberto Weretilneck, que ingresaría por la minoría, y de los ya senadores Carlos Reutemann (Santa Fe) y Adolfo Rodríguez Saá (San Luis).